Más de la mitad de pantanos de la cuenca del Guadalquivir, que están al 86,6%, desembalsan tras las últimas lluvias

Un total de 28 embalses de los 48 con los que cuenta la cuenca del Guadalquivir se encuentran en proceso de aliviado de agua tras las últimas lluvias registradas en la comunidad autónoma andaluza, en un año hidrológico que ha dado un giro radical, ya que tras un otoño especialmente seco ahora se está registrando un invierno suficientemente húmedo como para equilibrar los balances.

 

1809538Desembalse de agua en el pantano de San Rafael de Navallana

 

Fuentes de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) han expuesto a Europa Press que las precipitaciones recogidas entre los meses de diciembre, enero y febrero han situado a los pantanos de la cuenca al 86,6 por ciento de su capacidad de almacenamiento, lo que supone más de 7.000 hectómetros cúbicos de agua embalsada.

A día de hoy, la CHG desembalsa así en más de la mitad de los depósitos de la cuenca, entre los que se pueden destacar Iznájar, en Córdoba, que está soltando 71 metros cúbicos por segundo; Guadalén, en Jaén, que está desembalsando 64 metros cúbicos por segundo; y Zufre, en Huelva, con 34 metros cúbicos por segundo.

La cuenca se encuentra en una situación “óptima” en cuanto a reservas, según las fuentes, que han asegurado que la actual tesitura garantiza el abastecimiento a las poblaciones para los próximos tres años y las próximas campañas de riego.

La CHG está procediendo a desembalsar en aquellos puntos en los que realmente se necesita para mantener los resguardos de seguridad en previsión de avenidas. Esta estrategia ha sido de utilidad en momentos como el pasado fin de semana, cuando se han producido fuertes precipitaciones; de no haber sido por este motivo y por la existencia de los embalses, se habrían registrado caudales muy superiores en la cuenca del Guadalquivir. Así, no se han producido daños ni desbordamientos en los cauces principales del río.

De este modo, la confederación garantiza los resguardos estacionales establecidos en cada una de las infraestructuras. Estos resguardos van calculándose en función de la situación hidrológica y las previsiones meteorológicas en cada momento.

Leer artículo en diario 20 MINUTOS