Mantenimiento a redes de agua cuesta cerca de un millón de pesos (Mx)

¿Sabe usted por qué el 60% de la Zona Metropolitana de Guadalajara se quedó sin agua? Los mantenimientos anuales que el Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA) realiza a las redes —algunas subterráneas; otras no— que permiten el abasto de líquido a más de la mitad de la metrópoli demandan frenar totalmente su operación, por lo que la afectación es mayúscula. Cálculos de la paramunicipal indican que cerca de 2.4 millones de tapatíos dejaron de recibir del servicio desde este jueves.

883412El Acueducto Chapala-Guadalajara, por ejemplo, entrega por sí solo poco más de cuatro mil litros por segundo de agua (cinco mil 300 cuando está a su máxima potencia), que en inicio se halla en estado crudo; es decir, que entra a la primera planta sin tratamiento alguno. La única red o “filtro” que se tiene está en el canal de ingreso, a poco más de 50 metros de la infraestructura del organismo metropolitano. Éste impide que entre lirio, basura o algún pez a las máquinas de bombeo.

Desde la primera hora del jueves, la principal planta de bombeo del SIAPA, considerada como pieza “vital” de los equipos con que la ciudad recibe agua, fue detenida. El líquido dejó de correr por los gruesos ductos de acero, y las áreas técnicas de la operadora encendieron sus cronómetros: 28 horas para retirar y cambiar la infraestructura añeja e inservible que se ha detectado en sus constantes monitoreos.

Hacia las 12:00 horas, Aristeo Mejía Durán, el titular del SIAPA, se hallaba en el cruce de las avenidas Mariano Otero y Las Rosas, justo a un lado de la Expo Guadalajara. Junto a él, una cuadrilla integrada por alrededor de 10 técnicos y una máquina retroexcavadora; al costado, una enorme y pesada válvula de acero de 12 pulgadas, completamente cubierta en tierra y óxido. “Tiene como 50 años”, dijo.

Como esa, 34 válvulas más habrán de ser retiradas y reemplazadas por infraestructura nueva, un costo que el organismo ha estimado llegará al millón de pesos. Esto con el propósito de reducir la cantidad de agua que se filtra en las uniones desgastadas, y aumentar la eficiencia del servicio que presta la aún paramunicipal.

“Buscamos estar previstos; recordemos que son equipos y los equipos normalmente fallan, como cualquier vehículo. Pero con este mantenimiento estamos seguros de dar operatividad”, expuso el superintendente de Abastecimiento y Control de Calidad de Agua, Jorge Humberto Huizar Herrera, quien aseguró que el Acueducto I tiene piezas de reemplazo listas para atender cualquier eventualidad.

Aristeo Mejía, por su parte, informó que la solicitud de pipas al organismo que dirige fue mínimo en la jornada de este jueves, pues la ciudadanía, confió, sí tomó acciones preventivas.

El Informador