Las verdades del agua

La media de tiempo que cada africano pierde buscando agua es de 30 minutos diarios. Esta es una de las cifras que, refiriéndose a datos de la ONU, el fotoperiodista Juan Carlos Tomasi recordaba en la presentación de su primera exposición en Barcelona, Las vidas del agua, para resaltar la gravedad que supone la sequía en África.

 

1401042756446Fotografía / Juan Carlos Tomás (mSF)

 

La muestra está organizada por la Fundación We Are Water en colaboración con Médicos Sin Fronteras, se aloja en el espacio Roca Barcelona Gallery y plasma la realidad que viven los habitantes de una zona rural del sur de Níger, situada en el área de Sahel, muy afectada por las inundaciones y las sequías.

A través de una veintena de sorprendentes instantáneas que muestran el día a día de los habitantes de Madaoua, la exposición nos acerca a una realidad en la que la falta de infraestructuras para recoger el agua de la lluvia provoca escasez y marca la vida cotidiana. Las familias no tienen más remedio que beber agua contaminada, lo que deriva en enfermedades como la diarrea que, a su vez, acentúa la desnutrición, sobre todo entre la población infantil.

 

LA EXPERIENCIA

«Había semanas en que veía morir a unos 15 niños cada día por problemas derivados de la falta de agua», deplora Tomasi. El fotógrafo muestra su experiencia en la exposición por medio de tres ejes: la importancia del agua para la salud y el sustento, la escasez por la falta de infraestructuras para canalizarla y conservarla y el acceso al agua limpia y de calidad como imprescindible para el desarrollo.

La muestra dispone de un servicio de audioguía con explicaciones de cada una de las fotos y de un programa de actividades paralelas que comienza mañana (18.00 h.) con una conferencia de Carme Llasat, que analizará las inundaciones como el riesgo natural principal en el territorio catalán.

Leer artículo en EL PERIÓDICO