Las restricciones en Tenerife por exceso de flúor en el agua durarán años

El exceso de flúor en el agua del Norte de Tenerife es un problema histórico que tiene su origen en los acuíferos de Las Cañadas y de la dorsal del Noroeste. Las aguas subterráneas adquieren flúor del suelo volcánico y si se consumen en grandes cantidades, pueden producir fluorosis dental y esquelética. Por ese riesgo para la salud, en septiembre de 2006, la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias decretó las primeras restricciones en el consumo de agua y, desde entonces, se han mantenido en la mayoría de localidades del Norte.

 

????????????????????????????????????????????????????????????????????????Jesús Morales Martínez, consejero del Cabildo de Tenerife

 

Eliminar el exceso de flúor no es sencillo, pero el Cabildo de Tenerife y los diez ayuntamientos afectados en la actualidad trabajan en varias obras para, en un plazo de dos años, reducir notablemente las restricciones, aunque la solución definitiva se demorará años.

El consejero insular de Aguas, Jesús Morales (CC), reconoce a EL DÍA que la solución al exceso de flúor no será inmediata y prevé que las restricciones aún se mantengan varios años en vigor en determinadas zonas, sobre todo de las medianías: “Vamos avanzando, paso a paso, en la resolución de un problema histórico, pero no se puede solucionar de golpe”.

Ante la imposibilidad de acometer grandes obras que resuelvan el problema en varias localidades a la vez, como la desalinizadora de Las Llanadas, el Cabildo ha optado por buscar soluciones locales que ayuden a terminar con el problema global.

Leer artículo completo en diario EL DIA