Las restricciones de agua en Bilbao y Vitoria, un cuarto de siglo después

Esta semana se cumplen 25 años de las restricciones de abastecimiento de agua que sufrieron Bilbao y Vitoria desde octubre de 1989 hasta febrero de 1991, por la importante sequía que padeció el País Vasco durante meses. Fue el 10 de octubre de 1989 cuando más de un millón de personas se vieron afectadas por los cortes de agua en sus casas por la severa sequía que venía padeciendo el País Vasco y que no se veía en el horizonte que fuera a acabar.

 

restriccionesRestricciones de agua y de luz en una imagen de archivo.

 

La tradicional imagen de la Euskadi verde se quebró temporalmente. Buena parte del suelo del embalse de Ullibarri, el más importante para el abastecimiento de las dos capitales, se volvió quebradizo, plagado de cientos de peces muertos y salpicado por ruinas de edificios anegados por las aguas cuando se construyó la infraestructura y de pecios de embarcaciones que vivieron mejores épocas.

En octubre de hace 25 años saltaron todas las alarmas. El Gobierno vasco, el Ejecutivo español y las administraciones locales tuvieron que afrontar una situación que no se había vivido desde hacía muchos años antes. De hecho, las anteriores restricciones que se recuerdan se remontan a 1964, hace ahora medio siglo.

Los primeros cortes de agua en octubre del 89 se limitaron a seis horas por la noche; fueron aumentando, primero a diez horas diarias y luego hasta las doce horas por jornada. La última medida fue adoptada en febrero de 1990, cuando las administraciones decidieron ampliar los cortes a todos los días de la semana, ya que hasta entonces se habían librado los fines de semana.

Leer artículo completo en diario EL PAIS