Las reservas de agua en el Guadalquivir garantizan tres años de suministro para consumo humano y riego

Ni los más antiguos del lugar ni los técnicos de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, en sus estadísticas, guardan memoria o datos de una situación como la que registran los pantanos de la cuenca en la actualidad. Las copiosas lluvias del pasado invierno y la primavera pasada han propiciado un panorama «inédito» a estas alturas del año en cuanto a reservas hídricas. Así lo señaló el ingeniero jefe de la CHG en la provincia de Jaén, José Martí, que estamos ante una situación «que no se ha vivido a estas alturas del año hidrológico y que la CHG tiene que afrontar como un reto».

 

 

pantano-iznajar-lleno-1--644x362El pantano de Iznájar, el más grande de Andalucía, desembalsando agua./ABC

 

Los pantanos de la cuenca se encuentran, todos presentan un nivel similar, al 80% de llenado lo que abre ahora la necesidad de gestionar el espacio vacío, lo que queda por llenar en previsión de las futuras lluvias que puedan caer. De lo que se trata es de intentar guardar el equilibrio entre el agua que hay que guardar y la que hay que desembalsar para evitar, en caso de lluvias intensas, desembalses de emergencia que puedan provocar crecidas no deseadas de los cauces.

Por ello, dijo Martín, «se está analizando de forma especial qué posibles medidas se deben tomar: Hay que hacer probablemente algo de hueco a las aguas que vengan, pero por otra parte siempre nuestra estrategia ha sido muy cauta de que el agua hay que mantenerla y hay que guardarla para el futuro», pero por el momento no hay nada decidido. Así las cosas y ante este panorama satisfacción, añadió el jefe provincial de la CHG, por una situación insólita, «yo llevo en esto más de 30 años y nunca habíamos llegado casi a finales de septiembre con el 80% en toda la cuenca y de manera particular en Jaén, que es cabecera».

Leer articulo completo en ABC