Las reservas de agua del pantano de Cuevas garantizan el abastecimiento y el regadío en el Levante hasta finales de 2013

La Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente está suministrando una media de 77,8 millones de litros diarios del pantano de Cuevas del Almanzora para atender las necesidades de abastecimiento humano y de los regantes de la comarca, gracias a las aportaciones hídricas que recibió la presa más importante de la provincia tras la gota fría que sufrió la comarca del Levante almerienses a finales de septiembre pasado.

Cuevas del Almanzora 33Estos datos han sido aportados por el delegado territorial de la Consejería, José Manuel Ortiz, que ha visitado esta mañana la zona para examinar la situación del embalse y los cauces de ramblas y ríos, tras las obras de emergencia realizadas en estos meses para reparar los daños provocados por las inundaciones.

El embalse, que en sólo unas horas después de las fuertes lluvias multiplicó por cinco sus reservas de agua –pasó de los 9,7 hectómetros cúbicos que tenía a las 6.00 horas del día 28, a 50 hectómetros a las 16.00 horas-, ha suministrado desde entonces unos 3 Hm3 de agua a la empresa Galasa, que abastece a gran parte de la población de la comarca del levante y del almazora, y ha aportado además 8,7 Hm3 a las comunidades de regantes de la zona para atender el regadío de cultivos, unos cultivos que hubieran tenido dificultades para mantenerse, ya que las inundaciones rompieron buena parte de las instalaciones de riego de la zona.

El delegado, que ha valorado la importancia que la presa de Cuevas tiene desde el punto de vista social y económico, “ha recalcado, no obstante, que lo más importante es su contribución desde el punto de vista de la seguridad para las personas y sus bienes, ya que las devastadoras inundaciones del pasado septiembre, en las que tuvimos que lamentar la pérdida de vidas humanas, hubieran sido aún más graves de no ser por la presa, que con su función laminadora evitó que los extraordinarios caudales que se registraron en solo unas horas produjeran daños devastadores, aguas abajo de la presa”.

Hay que tener en cuenta que entre las 12.00 y las 13.00 horas del día 28 el embalse recibió 3.600 metros cúbicos de agua por segundo, un valor histórico, superior incluso a las puntas previstas en el proyecto del embalse para un periodo de retorno de 500 años.

Asimismo, el delegado resalta que gracias a las reservas acumuladas en la presa tras las lluvias se ha podido garantizar el suministro de riego y abastecimiento a toda esta comarca puesto que la rotura de las tuberías de la desaladora de Carboneras a partir de Mojácar, los graves daños de la desaladora del Bajo Almanzora, así como la rotura de las tuberías que conducen al agua del acueducto Tajo–Segura y del Negratín hubiesen situado a la comarca en un grave riesgo de desabastecimiento sobre todo a la población pero también a la agricultura que tanta importancia tiene en el sostenimiento económico de estas comarcas.

Embalse de Benínar

Por otra parte, José Manuel Ortiz recuerda que la presa Benínar, cumple igualmente una función pública esencial de defensa de la ciudad de Adra frente a inundaciones, “como sucedió en a noche del 23 al 24 de diciembre de 2009, cuando se recibieron hasta 200 metros cúbicos de agua por segundo en este embalse, registrándose la máxima subida conocida de este embalse que evitó que la ciudad de Adra sufriera las inundaciones que hubiese provocado esta avenida extraordinaria”.

Asimismo, el delegado territorial destaca que el agua embalsada está contribuyendo a mejorar la sostenibilidad económica y ambiental de la mayor zona agrícola de la provincia. El agua embalsada en la actualidad es de 14,6 Hm3,. Desde octubre hasta ahora se han aportado 6,3 Hm3 a la Junta Central de Usuarios del Acuífero del Campo de Dalías que agrupa a la mayor parte de los regantes de la comarca. Con ello se contribuye a la recuperación de los acuíferos del Campo de Dalías y los agricultores obtienen un agua cuyo coste es sustancialmente inferior al del agua subterránea, cuyo precio se incrementa por los costes de extracción y distribución.

Teleprensa