Las propiedades del agua y las nuevas formas de potabilización

Ni todas las aguas embotelladas son iguales ni todas las de grifo responden a los mismos estándares de calidad. El sabor de estas últimas varía según las zonas, hasta el punto de que en determinadas localidades, especialmente de costa, muchas personas optan por no beberla. Respecto a las aguas minerales embotelladas, en España podemos encontrar hasta 100 variedades diferentes.

 

f3ac19969df3a80d529df14ff9dc6604Algunos nutricionistas defienden el consumo de agua de grifo, en detrimento de la embotellada.

 

Ni todas las aguas embotelladas son iguales ni todas las de grifo responden a los mismos estándares de calidad. El sabor de estas últimas varía según las zonas, hasta el punto de que en determinadas localidades, especialmente de costa, muchas personas optan por no beberla. Respecto a las aguas minerales embotelladas, en España podemos encontrar hasta 100 variedades diferentes. Todas ellas son puras en origen, tanto de elementos químicos como de microbios, pero su composición mineral varía en función del tipo de roca por donde se filtra y del tiempo, profundidad y temperatura durante su recorrido por el subsuelo.

Como apuntaba recientemente el doctor Francisco Maraver, presidente del Comité Científico del Instituto de Investigación Agua y Salud, “el agua del grifo es maravillosa para cocinar, para ducharnos, para regar… pero desde el punto de vista nutricional hay diferencias notables con las minerales envasadas que no tienen tratamiento químico, ni bactericida, ni microbiológico”. La distinta composición mineral del agua influye en nuestro organismo en las diversas etapas vitales, por lo que no todas nos convienen dependiendo de la edad.

Por el contrario, no son pocos los nutricionistas que defienden el consumo de agua de grifo, en detrimento de la embotellada. Unas recomendaciones que se reflejan en estudios como el publicado el pasado mes de junio por investigadores del Centro Nacional de Aceleradores y la Universidad de Sevilla, en el que analizaron los niveles del polonio radiactivo en 32 marcas de agua mineral. Los resultados, que publica la revista Radiation Protection Dosimetry, revelan que las concentraciones de esta sustancia nociva en algunas muestras superan más de 100 veces a las que hay en el agua del grifo, aunque siempre muy por debajo de los valores peligrosos.

Leer artículo completo en El Confidencial