La vida llega a Bolivia en forma de agua

‘Fundación Promoción Social de la Cultura’, una institución privada y sin ánimo de lucro fundada en 1987 por una mujer de raíces sepulvedanas, Pilar Lara, celebró ayer, en la sede de la Cámara de Comercio de Segovia, una jornada de sensibilización sobre el acceso al agua, donde se explicó un proyecto que ha desarrollado la entidad.

 

14-1chas(481)Un momento de la jornada de sensibilización organizada por Fundación Promoción Social de la Cultura.

‘Fundación Promoción Social de la Cultura’, una institución privada y sin ánimo de lucro fundada en 1987 por una mujer de raíces sepulvedanas, Pilar Lara, celebró ayer, en la sede de la Cámara de Comercio de Segovia, una jornada de sensibilización sobre el acceso al agua, donde se explicó un proyecto que ha desarrollado la entidad, con financiación de la Junta de Castilla y León, en cuatro comunidades rurales de Bolivia, en concreto del Departamento de Santa Cruz (La Ripiera, Nueva Esperanza, Villa Enconada y El Carmen), y gracias al cual se han beneficiado 3.938 personas, en su mayoría indígenas.

Más allá del proyecto concreto en Bolivia, desde FPSC se quiso ayer poner especial énfasis en uno de los problemas más graves de la humanidad, el del agua. A fecha de hoy, 884 millones de personas de todo el mundo carecen de un acceso seguro al agua potable.

Según defendió ayer Juan Luis López Frechilla, experto en agua que acudió a la jornada de sensibilización de FPSC, “las enfermedades más importantes del globo, las que provocan mayor número de muertes, por encima de las guerras o el Sida, están relacionadas con el consumo de agua en mal estado”. En ese sentido, defendió que resulta “clave”, en la lucha por doblegar a estas enfermedades, conseguir un abastecimiento de agua de calidad para toda la población mundial. “El agua —continuó diciendo— es un derecho, tan importante como otros; de nada serviría tener derecho a la sanidad si al hospital no llegara el agua o derecho a la alimentación si una madre no tiene agua para preparar una papilla a su hijo”.

Leer artículo completo en El Adelantado