La Ribera exige agua superficial para el consumo humano

Regantes, agricultores y ecologistas de La Ribera exigirán que el nuevo Plan Hidrológico de la cuenca del río Júcar (PHJ) contemple una concesión de hasta 31,5 hectómetros cúbicos de aguas superficiales para el abastecimiento urbano, de la misma manera que lo contempla para Albacete, a la que se le asignan 24 hectómetros anuales; a Sagunto, 17,1; y a Valencia, 126. El documento contempla 10 hectómetros condicionados a una permuta con los regantes y 21,5 en función de la disponibilidad futura.

1387039551_560872_1387039937_noticia_normalParticipantes en la jornada sobre el Plan Hidrológico en la cuenca del Júcar./J.B.

 

La solución aportada en el borrador del plan no satisface a estos agentes sociales que este sábado han participado en una jornada-debate sobre el proyecto en Sueca, organizada por Xúquer Viu. De mantenerse el borrador, que ahora se encuentra en fase de exposición pública hasta principios de febrero, los municipios deberán estar a expensas de los regantes para poder mezclarla con agua del acuífero que excede los niveles de nitratos para el consumo de las personas.

José Pascual Fortea, presidente de los regantes de la capital de La Ribera Baixa, se mostró favorable a esta tesis al tiempo que criticó el documento en el que se asigna “agua de papel”, según dijo, haciendo referencia a que son recursos hídricos inexistentes. La solución aportada responde a “un momento de iluminación de José Alberto Comos, que después de gastarse siete millones en la Fundación Agua y Progreso, ahora es Director General del Agua y ewn casa estaríua mejor”, manifestó.

El borrador, según Fortea, mantiene el mismo defecto que el plan vigente al asignar y contemplar recursos inexistentes. Habló del peligro de que el curso del río acabe en Antella, en la Ribera Alta, al incluirse la palabra “excedentes” cuando se habla de recursos a transvasar en lugar de “sobrantes”. “Los sobrantes están en el azud de la Marquesa y no podemos tolerar que un año en el que exista agua almacenada, y que puede servir para dos o tres temporadas, sea enviada al Vinalopó al considerarla como excedentes”, observó. A la Unión Ssinical de Usuarios del Júcar (USUJ), organismo que agrupa a regantes tradicionales y la compañía Iberdrola, se les recortan 200 hectómetros (de 725 pasarán a 524) en el nuevo plan.

Leer artículo completo en diario El País