La privatización de ATLL limita el margen para bajar el recibo del agua

El contrato de gestión prevé una retribución financiera que supone el 40% de la tarifa que cobrará la concesionaria en el 2016. La factura del usuario medio que propone la Agència Catalana de l’Aigua puede bajar en torno al 0,2% cuando acumula alzas del 25% en cuatro años.

 

tuberia-tunel-interconexion-agua-fontsanta

La posibilidad de bajar el recibo del agua en el área metropolitana de Barcelona y comarcas colindantes, que suman unos 4,5 millones de habitantes, está muy limitada. El contrato de gestión de Aigües Ter Llobregat (ATLL), diseñado por la Agència Catalana de l’Aigua (ACA) en la anterior legislatura de CiU, ofrece muy poco margen de maniobra. Es así porque la retribución financiera a la que tiene derecho por adelantar el canon la concesionaria del servicio, un consorcio encabezado por ACCIONA, y que forma parte de los costes del agua, es muy alta en los primeros años del contrato. Para el próximo ejercicio supone casi el 40% de la tarifa mayorista: 60,4 millones del total de 158 millones de euros que cobrará a lo largo del 2016 la mayorista a las empresas distribuidoras.

La ACA ha propuesto una revisión de la tarifa mayorista de ATLL para el 2016 con una rebaja del 0,7%, la primera en tres años.Eso se traducirá en un 0,2% o un 0,3% de reducción en el recibo de los usuarios. Pero la rebaja podría ser mucho mayor si no fuera por el corsé financiero que desde el Govern se diseñó en su día para hacer atractiva la participación del sector privado en el concurso para la gestión de esta empresa pública, según fuentes de la industria. Desde el 2012, el recibo de una familia media en el área metropolitana acumula en la parte que corresponde al servicio del agua, un alza del 30% en cuatro años. De 22,43 euros por un consumo de 18 metros cúbicos en el 2012 ha pasado a 29,09 euros cada dos meses. Si se incluyen todos los impuestos y cargos, el alza es de alrededor del 20%: de 44,12 a 53,58.

Leer artículo completo en el Periodico