El agua sube un 25% en 5 años

El precio del agua se ha incrementado una media del 3,2% en 2014, según datos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que ha realizado un estudio que compara el precio del agua en 54 ciudades españolas. El estudio, que publica la revista OCU-Compra Maestra, revisa las tarifas y las tasas asociadas al consumo de agua, tanto si se incluyen en el recibo como si se cobran aparte. El resultado es que existen grandes diferencias del precio de agua entre ciudades de más de 350 euros anuales.

 

grifo-ahorro-agua

 

Así, en seis de cada diez ciudades ha subido el precio del agua en 2014 y en los últimos cinco años, la factura del agua se ha incrementado un 25,5% por distintos motivos, entre los que figuran nuevos cánones autonómicos o el incremento de IVA. Además, la interpretación de la factura no es una empresa sencilla ya que cada ciudad emplea un sistema de facturación propio.

Para la organización de consumidores estas diferencias de precio “no se justifican”. En concreto, el estudio destaca que en Murcia, una familia con un consumo de 175 metros cúbicos de agua paga 501 euros anuales, mientras que en Palencia pagaría 145 euros al año por el mismo consumo.

Las dificultades de abastecimiento que se sufre en algunas zonas de España explican parcialmente esas importantes diferencias. Sin embargo, el estudio muestra que las grandes diferencias en la tarifa que se aplican en cada municipio, se reproduce también en la parte de la factura destinada al saneamiento de agua, donde la ubicación del municipio no debería tener ninguna influencia.

Además, las diferencias entre ciudades se acentúan en consumos mayores hasta en un 440%. Por ejemplo, un hogar de Barcelona que gasta 300 metros cúbicos paga al año 1.393 euros al año mientras que por el mismo consumo en Guadalajara se abonarán 258 euros anuales.

La mayoría de ciudades han optado por elegir un sistema de tarifas crecientes por bloques. Si los bloques están bien diseñados, se evita el derroche y se incentiva el ahorro. Sin embargo este sistema penaliza a los hogares con más miembros.

Esto lo solventan Sevilla y Málaga que personalizan los bloques teniendo en cuenta el número de miembros en la unidad familiar. Otras ciudades contemplan ya tarifas especiales para familias numerosas por ejemplo.

Leer artículo completo en diario PÚBLICO