«La higiene en el uso del agua es tan importante como la mejora de la infraestructura de acceso»

El director del departamento de Economía y Empresa de la CEU-UCH, Enrique Lluch, ha publicado en la revista African Development Rewiew de Oxford los resultados de un estudio, realizado conjuntamente con los profesores de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Granada, Francisco González y Jorge Guardiola, que analiza los hábitos de higiene y uso del agua en la cuenca del río Zambeze (Mozambique) y la prevalencia de la diarrea en niños menores de cinco años. Esta enfermedad es la tercera causa de mortalidad infantil.

 

enrrique lluchEnrique Lluch, director del departamento de Economía y Empresa de la CEU-UCH, durante su visita a Mozambique.

 

El informe desarrolla una parte de un estudio que el propio profesor de la CEU-UCH realizó en 2005. «De ese estudio nos hemos centrado en una zona del río Zambeze para analizar los tipos de vida de la población afirma Lluch. Nos centramos en las relaciones entre educación sanitaria, infraestructuras para acceder al agua y la diarrea en niños de hasta cinco años. Nos fijamos hasta esa edad, porque cuando son más mayores, el cuerpo genera más defensas y esa enfermedad ya no es tan peligrosa. En si, la diarrea no es difícil de tratar pero su aparición indica el nivel de salud y de prevención en la zona estudiada».

El trabajo llevado a cabo por el investigador valenciano llega a la conclusión, entre otras, de que la concienciación de que el agua puede ser transmisora de enfermedades es tan importante como la construcción de las infraestructuras necesarias para que las personas tengan acceso a élla. «Hay actuaciones como lavarse las manos antes de comer, enjuagar los alimentos u otras que pueden evitar la aparición de la diarrea. Si se fomenta la educación en higiene y en salud bajará el número de casos de esta dolencia, aunque también es muy importante que no beber agua de un pozo no mejorado o del río».

La investigación de los tres profesores ha analizado los hábitos de higiene de 334 hogares con niños menores de cinco años situados en la cuenca del Zambeze para lograr establecer su relación con la elevada mortalidad infantil por diarrea. Los habitantes de esa zona acceden al agua a través de fuentes, pozos mejorados, pozos artesanales y el río. «Sabíamos a cuáles de estas infraestructuras tenían acceso y la distancia, si la transportaban en botellas o vasijas abiertas… A las personas que tenían hijos les preguntábamos cuestiones sobre salud, de dónde vienen las enfermedades, si sabían si el agua puede transmitir enfermedades, si tenían la costumbre de lavarse las manos, de hervir el agua , si utilizaban pastillas potabilizadoras, si tenían letrinas y si las utilizaban, etc. Ya al final les cuestionábamos sobre la diarrea».

Leer artículo completo en diario LEVANTE EMV