La falta de agua impide a los bomberos acabar con un incendio en una favela de Sao Paulo

Un incendio arrasó una favela de la región de Campo Belo, zona sur de Sao Paulo, en la madrugada de este lunes dejando a más de 600 familias sin hogar según las estimaciones de Defensa Civil y el Cuerpo Bomberos. El fuego que arrasó el 80% de la favela, solo fue combatido durante tres horas debido a que los bomberos desplazados hasta el lugar se quedaron sin agua en sus camiones.

 

BLa falta de agua impide a los bomberos acabar con un incendio en una favela de Sao Paulo.

 

Un incendio arrasó una favela de la región de Campo Belo, zona sur de Sao Paulo, en la madrugada de este lunes dejando a más de 600 familias sin hogar según las estimaciones de Defensa Civil y el Cuerpo Bomberos.

Según los vecinos, el fuego que arrasó el 80% de la favela, solo fue combatido durante tres horas debido a que los bomberos desplazados hasta el lugar se quedaron sin agua en sus camiones.

En declaraciones a la prensa local, la vecina Ellen da Costa denunció la situación al afirmar que “Cuando llegaron los bomberos no tenían agua en los camiones”.

En esta misma línea, Elisangela Santos, que residía en la comunidad desde hace diez años señaló el abandono de las autoridades municipales de la favela y señaló la escasez de agua y el mal estado de las instalaciones.

“Falta agua casi todo el día. En mi casa no tenemos agua y la boca de incendios en la favela está estropeada desde que se instaló hace dos años”, insistió la vecina.

Sin embargo, el coronel del Cuerpo de Bomberos responsable por la operación, Sergio Moretti, negó las acusaciones de vecinos y prensa y justificó los camiones vacíos como parte de “la estrategia” para la extinción del fuego.

“En ningún momento la falta de agua nos impidió actuar. No hubo falta de agua sino una adaptación de la estrategia a seguir”, declaró.

El cruce de declaraciones entre vecinos y el responsable de la operación, el coronel Moretti, se intensificó al afirmar este último que el cuerpo de bomberos había sido recibido por disparos de los traficantes de la comunidad.

“Cuando las patrullas de la policía militar llegaron a la favela fueron recibidos con insultos y hubo algunos disparos hacia los agentes de policía y bomberos”, aseguró.

Por su parte, la empresa suministradora de agua corriente de Sao Paulo (Sabesp) afirmó que el abastecimiento de agua en la región es el habitual y que las conexiones ilegales al suministro son las culpables de la falta de suministro.

El ayuntamiento de Sao Paulo, ciudad que enfrenta la peor sequía en 50 años, emprenderá esta semana una investigación para depurar responsabilidades tras uno de los mayores incendios que se recuerdan en la capital paulista.

Por el momento, las 600 familias se mantienen a la espera en una Iglesia Evangélica próxima al lugar del incendio donde se acogerán a un programa municipal de realojamiento.

Ria Novosti