La escasez de agua

En Venezuela este 2014, el clima cambiante y la sequía causan escasez de agua, que en las ciudades se exacerba es por falta de previsiones. El continuo y desordenado crecimiento urbano, aumenta la demanda de agua siempre insatisfecha porque los acueductos no crecen a la par. Así se raciona de rutina y mediante pozos y cisternas se surte donde la tubería no llega.

 

LPara completar, a este invierno seco seguirá en breve el verano y con él, más dificultades…

 

En Venezuela este 2014, el clima cambiante y la sequía causan escasez de agua, que en las ciudades se exacerba es por falta de previsiones. El continuo y desordenado crecimiento urbano, aumenta la demanda de agua siempre insatisfecha porque los acueductos no crecen a la par. Así se raciona de rutina y mediante pozos y cisternas se surte donde la tubería no llega o el servicio es deficiente. Las viejas represas poco se mantienen y menos se construyen nuevas. La invasión, depredación y contaminación de las cuencas es impune. La mayoría de ciudades no trata las aguas servidas y la basura y basureros contaminan las fuentes de agua. De este drama hídrico-ambiental, el lago de Valencia es triste referencia. Lleno que se desborda, su agua contaminada no sirve para abastecer ninguna ciudad en sus orillas.

En cuanto al campo, el invierno o estación de lluvias ha sido seco en varias regiones del país. Extensas zonas agropecuarias han tenido mínimas o insuficientes precipitaciones afectándose los cultivos y el ganado. Para completar, a este invierno seco seguirá en breve el verano y con él, más dificultades hídricas para el campo por los 6 meses que dura.

Siendo grande el impacto de la sequía en el campo, preocupa no se visualice a decir de la poca atención prestada a los productores y comunidades rurales afectadas. Esto obliga a recordar un concepto de la FAO que aplica igual en las ciudades: “La escasez de agua cambia con el tiempo a consecuencia de la variabilidad hidrológica natural, pero varía aún más en función de los modelos existentes de gestión, planificación y política económica”. De allí la importancia de la mejor atención pública y privada a la escasez de agua actual y por delante.

El Universal