La concentración de drogas de abuso en aguas de Madrid no supone riesgos para la salud

Por primera vez, un equipo de de científicos españoles ha analizado la presencia de fármacos y drogas de abuso en el agua de grifo de la Comunidad de Madrid. Entre los resultados destaca la presencia de ocho drogas de abuso en el agua potable, de las que la cafeína es la sustancia que se ha encontrado en mayor concentración. Sin embargo, no se han encontrado medicamentos anticancerígenos en las muestras analizadas. Los investigadores no han hallado evidencia de que las concentraciones en el agua conlleven riesgos para la salud de las personas. 

 

concentracion-de-drogas-de-abuso-en-aguas-de-Madrid

Cada vez existe una mayor sensibilización por la presencia en el agua de los llamados contaminantes emergentes, entre los que se incluyen los fármacos y las drogas de abuso. Debido a que estas sustancias no están incluidas legalmente en los programas de control rutinario, han pasado desapercibidas durante mucho tiempo. Sin embargo, su elevado consumo y el desarrollo de técnicas analíticas capaces de detectarlas en pequeñas concentraciones ha atraído la atención de la comunidad científica hacia el estudio de este tipo de contaminantes en diferentes tipos de agua.

Aunque en las aguas residuales y superficiales ya han sido ampliamente estudiadas, la investigación de la posible presencia en las aguas potables se considera prioritaria al tratarse de sustancias muy activas biológicamente. Así, ejemplo, se ha visto que los fármacos utilizados en quimioterapia presentan propiedades carcinogénicas, mutagénicas, teratogénicas y embriotóxicas en modelos animales, en tanto que los medios de contraste iodados presentan riesgo de provocar reacciones alérgicas y nefropatías.

Un nuevo estudio, publicado en Environment International y liderado por la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y el CSIC, ha permitido por primera vez analizar la presencia de 25 drogas de abuso, 17 medicamentos para el tratamiento de enfermedades oncológicas y seis medios de contraste iodado (utilizados en el radiodiagnóstico de diferentes patologías) en el agua de grifo de diferentes domicilios privados de la Comunidad de Madrid.

Las investigadoras Angeles Mendoza, del grupo de Investigación y Docencia en Toxicología Ambiental y Evaluación de Riesgos de la URJC, Yolanda Valcárcel, del área de Medicina Preventiva y Salud Pública y Miren López de Alda, del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA-CSIC), han estudiado si las concentraciones detectadas pueden suponer un riesgo para la salud de los consumidores, a través de estudios de caracterización del riesgo siguiendo modelos de evaluación establecidos a escala europea.

Leer artículo completo en agenciasinc.es


pie post blogdelagua blanco