Expertos advierten de que subirá el recibo del agua por las desalinizadoras

El Consell baraja un encarecimiento del servicio de 30 céntimos al mes por usuario y busca abaratarlo con plantas fotovoltaicas.

 

1.360Así ve Hormigos los gastos domésticos

“Con la capacidad de producción de las desalinizadoras, con la adopción de medidas de ahorro y de actuaciones para evitar pérdidas en las canalizaciones, y con el agua de los acuíferos, tenemos recursos hídricos suficientes”. El director general del Agua, Manuel Aldeguer, se muestra confiado con la capacidad de la Comunitat para hacer frente a la carestía hídrica que históricamente sufre y que, en periodos de sequía como el actual, se agrava considerablemente. Sin embargo, el abastecimiento urbano a través de estas plantas de tratamiento puede suponer una nueva subida del recibo del agua. De media, unos 30 céntimos al mes por habitante (unos 10 céntimos por metro cúbico), según los primeros cálculos que maneja Aldeguer y basándose en un consumo medio por usuario de unos tres metros cúbicos mensuales.

Pero este sobrecoste podría llegar a elevarse hasta los dos euros por hogar o incluso más. El último informe del Instituto Nacional de Estadística (INE), de noviembre de 2014, establecía que el consumo medio de agua de los hogares asciende en la Comunitat a 160 litros por habitante y día; lo que se traduce en unos 4,86 metros cúbicos mensuales por persona. En este punto el recibo se encarecería alrededor de medio euro por mes. Asimismo, un domicilio con tres o cuatro habitantes puede rondar los 15 o 20 metros cúbicos mensuales de consumo por lo que, extrapolando las cifras que maneja el Consell, el encarecimiento rondaría los 1,5 o 2 euros.

En Alicante o Murcia, que se abastecen de la Mancomunidad de Canales del Taibilla, el precio del agua doméstica ha pasado de los 24 céntimos por metro cúbico que costaba en 2003 a los 69 céntimos de este año (casi el triple), incremento propiciado por el IPC pero, sobre todo, por financiar la construcción de desalinizadoras y otras infraestructuras y hacer frente al gasto eléctrico que conlleva la producción de agua en estas plantas.

Leer más en lasprovincias.es