Exigen el cese del consumo de agua de Oiola por la aparición de lindano

La calidad del agua sigue preocupando en Barakaldo. Ayer grupos ecologistas y vecinales volvieron a exigir la inmediata desconexión del embalse de Oiola, conectado de nuevo a la red de suministro en abril del pasado año tras varios cierres entre 2008 y 2013 por la aparición esporádica de isómeros de HCH asociados al lindano.

 

16900551Ecologistas y vecinos exigieron ayer la desconexión de Oiola.

 

El colectivo destacó que aún no se ha hallado la fuente del contaminante, por lo que pidió la intervención del grupo de Hidrogeología y Medio Ambiente de la UPV. Por su parte, el Ayuntamiento acaba de colgar en la web municipal (www.barakaldo.org) los resultados de los muestreos semanales homologados por Salud Pública que se vienen realizando en el pantano, y se comprometió a analizar los datos semanalmente.

«La realidad es que el embalse sigue conectado desde el 22 de abril. Más de nueve meses, 249 días, en los que se pone de manifiesto el riesgo inasumible al que estamos siendo sometidos los vecinos de Sestao y Barakaldo al consumir esta agua de Oiola», alertó el portavoz de Ekologistak Martxan y Ezpitsua, Javier Vázquez. Lo cierto es que también hubo un cierre puntual en julio del 2013, después de que desconocidos vertieran un producto para teñir las aguas del pantano de verde en señal de protesta. El representante de la plataforma acusó a la Comisión de Seguimiento del pantano -formada por el Consistorio fabril, Salud y el Consorcio de Aguas, entre otros- de haber eliminado en diciembre de 2012 el protocolo de seguridad, según el cual saltaba una alarma cuando el caudal procedente del arroyo Ángela superaba los 50 litros por segundo. Entonces se asociaba este volumen de lluvias con la aparición del lindano.

Leer artículo completo en diario EL CORREO