El precio de ahorrar agua

Las nuevas tarifas aplicadas desde el mes de noviembre por la Empresa Municipal de Aguas (Emasa) en base al consumo por habitante, además de alzar un debate que ha acabado con el alcalde llenando botellas para calcular cuánta agua gasta en la ducha, ha provocado que los ciudadanos analicen su factura al detalle y se pregunten si realizan un consumo responsable y eficiente de un recurso natural agotable. Pocos se han resistido a hacer cuentas y por primera vez en mucho tiempo se han fijado en los metros cúbicos que han gastado en los dos últimos meses.

 

0001514086_560x560_jpg000

 

Más allá de los cálculos que uno mismo pueda realizar en base a un mayor o menor consumo, hasta el informe de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) reconoce que a pesar de ser un sistema de tarificación más justa para las familias de cuatro miembros en adelante, en la factura se penaliza, aunque sea ligeramente, a las viviendas de uno, dos y tres habitantes. Así que toca ponerse a pensar en cómo ahorrar y el coste que tiene. Este periódico ha pulsado la opinión de fontaneros para que expliquen qué se puede hacer para reducir el consumo y conseguir un recibo de agua lo más bajo posible. Y la sorpresa ha sido que con unos cuantos dispositivos, de fácil instalación, se podría llegar a reducir el consumo de agua hasta en un 40%.

Por un precio de 6 euros, cualquier grifo de una casa empezará a ahorrar agua cada vez que se utilice. El filtro que viene de serie ha de ser sustituido por otro más específico llamado aireador o perlizador, que lo que viene a hacer es expulsar menor cantidad de líquido sin que se llegue a notar, al añadir una mayor presión. Para su instalación no es necesaria la intermediación de ningún profesional, porque supone un simple gesto de desenroscar el filtro y encajar en el mismo sitio el nuevo.

Consumir menos en cada ducha tiene un coste algo mayor, pero que igualmente se amortiza en unas cuantas facturas. Un cabezal de ducha eficiente tiene un precio aproximado de unos 25 euros -de una calidad media-, a lo que habría que añadir un regulador de caudal (unos 12 euros) justo en la salida del grifo, con una instalación similar a la de los aireadores.

Leer artículo completo en diario Málaga Hoy