El pantano de Benínar recortará su agua de riego si no recibe lluvia en 15 días

Los pantanos almerienses acabaron el año 2013 con mucha menos agua embalsada que el año anterior, según informa la Junta de Andalucía en dos notas informativas. El descenso del pantano de Cuevas del Almanzora es de un un 35% menos respecto al final de 2012 y el de Benínar es del 44 por ciento. Tal es la siutación que los técnicos de la consejería alertan de que habrá recortes en el suministro para riego si no llueve antes del 15 de febrero.

 

70637_54534_Imagen-del-pantano-de-Beninar_GImagen del pantano de Benínar  / La Voz

 

El pantano de Benínar acabó el año 2013 con 8,58 hectómetros cúbicos de agua embalsada, lo que representa un 32,6% de su capacidad real de embalse. Un año antes, el 31 de diciembre de 2012, la presa que regula el río Adra contenía 15,28 hectómetros cúbicos, es decir, casi un 44% más, según datos del pasado 31 de diciembre. El de Cuevas cerró el año 2013 con casi 25,4 hectómetros cúbicos de agua embalsada, lo que supone un 15,7% de sus capacidad de embalse, y un 35% menos que a primeros de dicho año, cuando contenía 38,8 hectómetros cúbicos, según datos de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio. El descenso del volumen de reservas del pantano más grande de la provincia se explica por las escasas precipitaciones y por el incremento de las aportaciones de agua para el abastecimiento y el regadío. Si no se producen precipitaciones o nevadas importantes en Sierra Nevada antes del 15 de febrero, los técnicos de la Consejería estiman que será necesario reducir los caudales que se están suministrando para riego del Campo de Dalías (426 litros por segundo, 36.806 metros cúbicos al día). Y es que, según el delegado territorial, José Manuel Ortiz, “hay que mantener un margen de agua embalsada, porque si el año se presenta seco, podemos tener graves problemas de aterramientos”.

La riada. Ello ocurrió al quedar fuera de servicio las conducciones de los trasvases, tras los daños provocados en dichas conducciones por las inundaciones registradas en la comarca el 28 de septiembre de 2012, según el delegado de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, quien recuerda que dichas conducciones volverán a estar de nuevo en funcionamiento en la próxima primavera. En 2013, en la zona del embalse se han registrado 154 litros de agua de lluvia por metro cuadrado y el pantano ha recibido unas aportaciones de la cuenca de algo más de 2 hectómetros cúbicos. Por lo que se refiere al agua recibida de otras cuencas, el pantano de Cuevas ha recogido 6,6 hectómetros cúbicos procedentes del Trasvase Tajo-Segura, y 6,7 hectómetros del Trasvase Negratín-Almanzora.

Menos lluvia y más riego.  Por su parte, la disminución de las reservas del pantano de Benínar, se explican, tanto por la reducción de las precipitaciones de agua de lluvia, como por el aumento de los consumos. En 2013 en el área del embalse se registraron 195 litros de agua de lluvia por metro cuadrado, 83 menos que en el año 2012, en el que se recogieron 278. Asimismo, el pasado año, el embalse aportó 20,7 hectómetros cúbicos de agua a los regantes del Sector VI del Campo de Dalías, agrupados en la Junta Central de Usuarios del Poniente, para el regadío de cultivos, frente a los 11,6 hectómetros del año 2012.

Leer artículo en LA VOZ DE ALMERÍA