El Júcar – Vinalopó se reactiva con agua de Alarcón para abaratar el bombeo

El trasvase Júcar-Vinalopó se ha desbloqueado definitivamente, y será realidad en breve con aportes de agua desde el pantano de Alarcón que permitirán abaratar el coste de bombear caudales desde la parte baja del río valenciano, en la toma del Azud de la Marquesa.

 

Imagen del embalse de San Diego (Villena) tomada en enero de 2011 / Juan Carlos Soler

 

El esperado acuerdo ya está cerrado y tan solo resta que el Ministerio de Medio Ambiente le dé carta de naturaleza y habilite los trámites para el envío del agua, con esta solución salomónica que no hiere sensibilidades ni en Valencia ni en Alicante. Para Ángel Urbina, portavoz de la Federación Provincial de Regantes de Alicante, «no es la solución ideal, pero es un plan para garantizar el equilibrio financiero, al conjugar el agua de regadío para el Medio Vinalopó y el abastecimiento humano para los municipios de la comarca de L’Alacantí».

Renuncia a Cortes de Pallás
La fórmula elegida ya se había anunciado y consiste en la transferencia de caudales desde el pantano de Alarcón y, con el dinero extra por el precio del agua potable para la población –más cara que la de regadío–, compensar el coste de bombear desde unos 800 metros desde el cauce del Júcar, que habría resultado «inviable» para los agricultores sin estos fondos.

Leer artículo completo en diario ABC