El ‘impuesto’ de las desalinizadoras subirá otro 20% el recibo del agua

Canales del Taibilla dice al Ministerio que no podrá pagar los gastos fijos de las plantas de Torrevieja y Águilas

 

 

Desladora TorreviejaLa Mancomunidad de Canales del Taibilla ha comunicado al Ministerio de Medio Ambiente que no se puede hacer cargo de los costes fijos y de las amortizaciones que generarán las plantas desalinizadoras de Torrevieja y de Águilas cuando entren en funcionamiento. En la primera se están construyendo los emisarios para la toma y descarga de agua en el mar, mientras que la segunda se encuentra en fase de pruebas. Se prevé que las dos fábricas de agua estén operativas a finales de este año o el siguiente. Además de los gastos fijos, la MCT debe comprar 40 hectómetros cúbicos anuales de Torrevieja, la mitad de la producción total, y otros 10 de Águilas.

El convenio que firmó la sociedad estatal Acuamed con Canales del Taibilla en el año 2006 obliga a esta última a hacer frente a los gastos fijos y de amortización, que representan una parte importante de la tarifa, aun en el caso de que no se consuma el agua. Esto supondrá que el recibo del agua que pagan los hogares y las empresas no agrícolas se incremente de golpe más de un 20%, según han informado fuentes del propio Ministerio. Se estima que los gastos fijos representarán unos 10 millones de euros al año solo por tener la planta operativa.

Pasar la factura

Si tuviera que consumir el agua desalinizada comprometida en ambas plantas, la tarifa se dispararía mucho más, ya que un volumen de 50 hectómetros anuales representaría más de la cuarta parte del suministro total de la Mancomunidad, que abastece a 77 municipios de la Región de Murcia, Alicante y Albacete. El precio del metro cúbico es casi tres veces superior al de los caudales procedentes de la cabecera del Tajo.

Desladora TorreviejaLa Mancomunidad espera que el Ministerio modifique el convenio porque le ha informado de que no tiene dinero para pagar este ‘impuesto’ por la desalinización. El convenio señala que en el momento en el que ambas desalinizadoras, sobre todo la de Torrevieja, se pongan en marcha, Acuamed pasará a Canales del Taibilla la parte de la factura que le toca abonar.

La Mancomunidad ya cuenta con cuatro plantas desalinizadoras propias, dos de ellas en régimen de concesión, con las que cubre la falta de demanda, complementando los caudales del Tajo y los procedentes del río Taibilla. Estas desalinizadoras (en San Pedro del Pinatar y Alicante) pueden producir hasta 96 hectómetros anuales y la reciente rotura del canal del Postrasvase en Ulea ha hecho que funcionen al máximo para garantizar los abastecimientos. En situaciones normales, la producción anual no llega a los 30 hectómetros, lo cual no ha evitado que se encareciera el recibo del agua en los últimos ocho años.

Fuerte rechazo

Fuentes del Ministerio explican que Canales del Taibilla no estará obligado a consumir los 50 hectómetros pactados en Águilas y Torrevieja, pero el pago de los gastos fijos hay que afrontarlo. La Mancomunidad tiene hasta ahora las manos libres para gestionar sus fuentes de suministro y no parece haber una exigencia del Ministerio para que consuma más agua desalinizada. Además, cuenta con otra asignación de entre 10 y 15 hectómetros de la desalinizadora de Valdelentisco, en Cartagena, que es una de las mayores de Europa y que se encuentra a medio gas por falta de clientes, sobre todo entre los regantes.

La Confederación Hidrográfica del Segura firmó otro convenio con Acuamed para distribuir los 40 hectómetros restantes de Torrevieja. Fuentes de este organismo informan de que funcionaría como un banco de agua para cubrir la demanda de los regadíos del Trasvase, aunque estos últimos no piensan comprar esa agua desalinizada.

Si Canales del Taibilla tuviera que consumir toda la desalinización, disminuirán automáticamente las asignaciones de la cabecera del Tajo. Al mismo tiempo, desequilibraría sus cuentas y entraría en pérdidas, a menos que se traslade todo el gasto a la población.

El Ministerio y Acuamed necesitan resolver el problema de las desalinizadoras, en las que se han invertido más de 1.000 millones de euros que deben pagar todos los contribuyentes y para las que existe poca demanda. La situación se ha complicado estos días con el intento de Acuamed de realizar una explotación conjunta con el Taibilla, lo cual ha generado un fuerte rechazo en la Región y Alicante.

Fuente: La Verdad