El deshielo obliga a la CHD a desembalsar y desborda los cauces de los ríos

Los embalses leoneses de la cuenca del Duero han incrementado notablemente el volumen de agua que desembalsan en comparación con el viernes pasado, después del temporal de lluvia y nieve que se ha afectado a la provincia en los últimos días. La suelta de agua obedece a la necesidad de mantener los resguardos de seguridad fijados para estas fechas a fin de prevenir avenidas, informó ayer la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD). Con respecto al miércoles pasado, los pantanos habían ganado ayer 55,56 hectómetros cúbicos, situándose en 1.100,91 hm3, un 84,94% de la capacidad total.

 

866947_1El Órbigo se volvió a salir en Cebrones, aunque en el pueblo no mostraban alarma. / Bruno

 

Los resguardos se fijan en función de las condiciones y es la nieve acumulada en las montañas la que obliga a mantener un nivel de seguridad superior ante la posibilidad que un ascenso de las temperaturas provocase un deshielo repentino.

Los ríos arrastran un buen nivel de agua y, excepto algunos problemas puntuales, como los que ha causado el Cea en la comarca de Sahagún, no se han producido inundaciones en la provincia. La CHD mantenía ayer la situación de alerta en el Órbigo a su paso por Cebrones del Río, donde se registraba a primera hora de ayer un caudal de 144,4 metros cúbicos por segundo, con tendencia a aumentar. Aunque en Cebrones el agua ocupaba ya riberas y choperas que habitualmente deja libres, el río no presentaba peligro, al encontrarse aún lejos del nivel de alarma, establecido en 241 m3.

Leer artículo completo en DIARIO DE LEÓN