El consumo de agua cae un 11,4% en Barcelona desde la sequía de 2007

La larga sequía de 2007 y 2008 marcó un antes y un después en el consumo de agua en los municipios que conforman el área metropolitana de Barcelona. Un informe elaborado en base a los datos registrados por los 23 municipios a los que suministra Aguas de Barcelona desvela que desde entonces su uso se ha desplomado un 11,4%, superior en aquellas poblaciones en las que, como Begues, había un alto consumo, donde el recorte ha sido del 26%. En Barcelona ciudad la reducción fue del 10,12%. En las poblaciones analizadas se registra una media de consumo de poco más de cien litros diarios per cápita.

 

barcelonaVista aérea de Barcelona / Wikipedia

 

El estudio, elaborado por la Fundación Aquae —dependiente de Agbar—, constata que la contracción en la facturación de agua tuvo su origen en el episodio de sequía y que fue en 2007 y 2008 cuando el recorte fue más intenso, coincidiendo con las medidas extraordinarias tomadas por la Generalitat.

Los avances tecnológicos también han permitido reducir el consumo. Según el informe, lavadoras y lavavajillas eficientes permiten reducir el uso del agua entre un 40% y un 60%, los aireadores de los grifos ahorran un 40% y algunos modelos de cisterna reducen el consumo hasta la mitad. Los autores del estudio destacan que la conciencia-ción ha supuesto notables esfuerzos en los hogares para evitar fugas y tener hábitos para gastar menos agua. También ha tenido efecto la subida del canon del agua, la tasa que grava la factura para financiar las infraestructuras hidráulicas, un impuesto cuya subida habría incentivado la autodepuración del agua de las piscinas, en vez de sustituirla cada año.

Otro de los aspectos que ha influido es el envejecimiento de la población, que supone menos consumo. Y la crisis, que ha reducido la ocupación de segundas residencias, que ha intensificado la reducción de los usos no domésticos del agua, del 25%.

Leer artículo en diario EL PAÍS