El arranque de la mayor desaladora de Europa acumula un nuevo retraso

La desaladora de Torrevieja, la más grande de Europa y «obra estrella» de la planificación hídrica del Gobierno Zapatero, vuelve a retrasar su puesta en funcionamiento. Según explicaron a ABC fuentes municipales, la sociedad estatal que promueve las obras, Acuamed, no tiene ninguna prisa en activarla. En consecuencia, no está previsto que la infraestructura sea puesta en marcha antes del próximo verano.

 

-desalinizadora_2.jpg de Reporteros ABC--0JWM5508.jpg-Es la tercera vez que la desaladora posterga su inauguración. En un primer momento, estaba previsto que entrase en funcionamiento a finales del año pasado. Más tarde, dada la complejidad de las obras de canalización, el horizonte temporal se trasladó a «antes del verano», según aseguraron entonces desde Acuamed, que mantenía que las obras avanzaban «a buen ritmo».

La sociedad estatal incluso tiene firmado un convenio con la Mancomunidad de Canales del Taibilla -que abastece a medio centenar de municipios del sur de Alicante- para introducir agua desalada en su sistema, tal como ya hace en la actualidad la desaladora de San Pedro del Pinatar, en Murcia. Sin embargo, todo indica que ese convenio no se activará a corto plazo.

Según las fuentes consultadas por ABC, el estado actual de los trabajos de canalización no permitirá poner en marcha la desaladora antes del otoño. En este sentido, los técnicos de Acuamed han trasladado al Consistorio la falta de urgencia por activar la infraestructura, dado que con las lluvias de esta primavera y el recién aprobado trasvase del Tajo por 228 hectómetros para el segundo semestre del año hidrológico (hasta septiembre) la hacen «innecesaria», según las mismas fuentes.

En pruebas

Acuamed tenía previsto poner en marcha la planta en periodo de pruebas una vez terminada, dado que cuenta con todas las autorizaciones pertinentes y ha solventado el problema de la demanda energética con una nueva subestación que abastecerá a la desaladora.

No obstante, el coste energético de su funcionamiento y el hecho de que su aportación no sea en estos momentos estrictamente necesaria parecen apuntar a que su «inauguración» se postergará aún varios meses.

Las obras de la desaladora arrancaron hace casi una década, cuando el PSOE llegó al Gobierno central y puso en marcha un ambicioso plan para sustituir la política hídrica basada en trasvases por la desalación masiva en el litoral. El denominado «Plan AGUA» llegó a proyectar una decena de plantas como la de Torrevieja -aunque de un tamaño mucho menor- a lo largo del litoral de la Comunidad. Sin embargo, el coste de las plantas y los problemas para ejecutar las obras de muchas de ellas han motivado que, casi una década después, ni una sola de las plantas proyectadas por el PSOE haya entrado en funcionamiento. A excepción de la ampliación de la desaladora de Alicante (que inauguró el PP antes de 2004).

La planta de Torrevieja ejemplificaba como pocas la apuesta en materia de agua del PSOE: será la desaladora más grande de Europa cuando entre en funcionamiento. Y también fue la más controvertida. Motivó denuncias a la Unión Europea, enfrentamientos institucionales, manifestaciones ecologistas… Ahora, con las obras terminadas y el entendimiento entre todos los implicados, solo se usará de forma puntual.

ABC