El agua subirá otro 13% en Alicante por el coste de las desaladoras

La desalación sigue pasando factura a los usuarios alicantinos, a pesar de que la mayoría de las plantas desalinizadoras que comenzaron a ejecutarse en la etapa de gobierno socialista todavía no se han puesto en marcha. El pasado mes de octubre la tarifa del agua de la Mancomunidad de Canales del Taibilla experimentó un incremento del 10% como consecuencia del excesivo recurso a la desalación durante el verano, y en los próximos meses el precio del metro cúbico volverá a subir un 13% más.

 

 

 

desalinizadoraSegún ha podido saber ABC, el incremento de la tarifa vendrá fijado en una orden ministerial que impone dicha subida para compensar el coste de los intereses derivados de las obras de las desaladoras. Una solución que ya se ha aplicado en otras provincias, como Barcelona (por la desaladora del Prat de Llobregat), Baleares o Tenerife. En este caso, a la caída de las subvenciones que recibía el agua desalada y el alto nivel de funcionamiento que han alcanzado las plantas este verano (por la rotura del Tajo-Segura) se suma el coste de las propias obras, que todavía lastra las cuentas del Ministerio de Medio Ambiente y de la sociedad que promovió las infraestructuras, Acuamed.

De esta forma, los usuarios alicantinos que dependen del Taibilla -entre los que se cuentan los de la Vega Baja, Elche o la propia capital alicantina- tendrán que afrontar en la factura del agua el coste de las obras de desaladoras como la de Torrevieja, que finalmente ha costado 300 millones de euros, o la de Muchamiel -mucho más pequeña-, que ha supuesto una inversión de 60 millones. Un coste que asumirán los usuarios a pesar de que todavía no han recibido ni una sola gota de agua desalada de las citadas plantas.

El caso de Torrevieja

De hecho, la desaladora de Torrevieja -la más grande de Europa cuando entre en funcionamiento, con capacidad para 80 hectómetros cúbicos al año y ampliable a 120 hectómetros- se pondrá en marcha en las próximas semanas, según las fuentes consultadas por ABC. Lo hará en periodo de pruebas, para empezar a introducir caudales en la red del Taibilla.

Sin embargo, tal como publicó este periódico el pasado 23 de enero, la intención de Acuamed es que la desaladora de Torrevieja funcione solo de forma puntual, precisamente para no seguir encareciendo el precio de la tarifa que pagan los usuarios. En este sentido, hay que recordar que la desaladora torrevejense consumiría a pleno rendimiento tanta potencia eléctrica como toda la ciudad salinera en un día de agosto.

Si la desaladora de Torrevieja funcionara a pleno rendimiento, los usuarios tendrían que pagar 88 millones de euros al año, a razón de 1,1 euros el metro cúbico generado. Un precio mucho más elevado que el del trasvase del Tajo-Segura, que se paga en origen a 0,17 euros el metro cúbico.

El trasvase, a debate

El cuanto al Tajo-Segura, vuelve a funcionar con normalidad, lo que junto con las lluvias de las últimas semanas permitirá dar descanso a las desaladoras y no encarecer nuevamente el recibo del agua, más allá del sobreprecio instado por el Ministerio de Medio Ambiente para compensar el coste de las obras. No obstante, el futuro del trasvase vuelve a estar el aire con la redacción de los planes de cuenca.

ABC