El agua que se aprende

El Museo de Aguas de Alicante, que forma parte del complejo municipal de Los Pozos de Garrigós, ha actualizado sus contenidos y ha ampliado horarios para mejorar su cometido como foro educativo y de comunicación sobre temas hídricos, según explicaron ayer fuentes municipales. El centro de Aguas y los históricos pozos llevan contabilizadas más de 70.000 visitas en sus instalaciones del casco antiguo, según explicó ayer el director de Clientes de Aguas de Alicante, Antonio Ivorra.

 

??????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????Valor e Ivorra, en uno de los pozos que forman el museo. / J. P. REINA

 

El concejal de Cultura de Alicante, Miguel Valor, y el responsable de la empresa mixta suscribieron ayer un convenio que actualiza algunos aspectos del acuerdo existente sobre el museo entre el Ayuntamiento de la ciudad y la firma que la abastece de agua potable. El documento fue rubricado en la planta del museo que exhibe las técnicas y usos del agua a través de las distintas culturas que han dejado su huella en el Mediterráneo.

El incremento de contenidos del museo es apreciado en los accesos, con una nueva pantalla informativa y un vídeo sobre historia y datos de los pozos. En este espacio se ha adaptado una instalación con esquema en tres dimensiones del funcionamiento de los tres aljibes comunicados. También se ha colocado nueva iluminación.

En la planta baja hay cambios de la proyección de la pantalla principal, que exhibe el nuevo vídeo ‘Los caminos del agua’. En la planta uno se han rediseñado los juegos de realidad aumentada.

La sala de cine proyecta como novedad ‘Las fuentes de Alicante’ e imágenes seleccionadas del concurso fotográfico anual ‘Disfruta del agua’.

La instalación de una ‘maqueta venturi’, mesa interactiva, maqueta doble red, más fotos y bancos galvanizados para uso de los visitantes han sido otras de las mejoras en el complejo, que funciona como centro museístico desde febrero de 2009.

Leer artículo completo en diario LA VERDAD