Dos pueblos prohíben el consumo de agua por exceso de nitratos

Los más de 800 habitantes de los municipios de Orriols y Llampaies, en la zona sur del Alt Empordà, acumulan ya más de cuatro meses usando agua embotellada o bien tratada con sistemas de osmosis para beber y cocinar. Y es que la concentración de nitratos en los pozos que abastecen los pueblos superaron en febrero los 50 miligramos por litro que la Organización Mundial de la Salud estipula como el máximo aconsejable para el consumo humano, sobre todo para mujeres embarazadas o lactantes.

 

1371233412_006369_1371233626_noticia_normal

Las fuertes lluvias que han caído durante el invierno, y que se han prolongado con más intensidad en primavera, han filtrado el exceso de nitratos acumulados en el suelo por el uso de fertilizantes y purines en las explotaciones agrícolas. “En la comarca hay muchos nitratos en el suelo, pero es difícil determinar su origen”, asegura el alcalde de Bàscara, Lluís Lloret, que no descarta que el origen de esta elevada cantidad de sales provenga de la fuga de más de siete millones de litros de purines de una planta de tratamiento de deyecciones situada en Sant Vicent de Guialbes, a escasos tres kilómetros de distancia. Asimismo, en el Alt Empordà hay cerca de medio millón de cerdos.

Leer noticia completa en diario EL País

Fuente: El País.