Camiones desde Palma contra la sequía

El 80% del agua potable que se consume en Deià no procede de los acuíferos del municipio sino que llega en camiones cuba desde Palma ante las devastadoras consecuencias que conlleva la sequía en esta ladera de la Serra de Tramuntana y las escasas reservas. Los camiones van y vienen desde las instalaciones de Emaya, en Palma, durante toda la jornada para evitar que la red de agua potable municipal sufra cortes. Y lo hacen desde días después de las fiestas patronales de Sant Joan, a finales de junio.

 

camionUno de los camiones que llevan años surtiendo de agua al municipio de Deià / G. M.

 

La alcaldesa, Magdalena López (PP), ha explicado que durante el mes de agosto la demanda de agua crece de manera exponencial en Deià. «Es el momento en que se llenan todas las viviendas vacacionales, que hay más gente en el pueblo, más restaurantes abiertos, los hoteles están más llenos, y el consumo se dispara», señala López, quien advierte que «el próximo lunes, día 1 de septiembre, ya no será necesario que vengan tantos camiones porque la demanda bajará drásticamente».

Aunque haya menos residentes y visitantes, la falta de agua perdurará hasta que cese la sequía que impera en general en todo el archipiélago. La alcaldesa prevé que sea necesaria la inyección de agua en la red hasta que se produzcan lluvias importantes en el municipio, aunque está convencida de que a partir de septiembre se dependerá en un porcentaje menor de los camiones.

La empresa concesionaria del servicio de aguas de Deià, Gesba, es la encargada de organizar el servicio de aportación de agua a la red, que ha evitado la aplicación de cortes en el servicio. Durante todo el año Gesba se encarga de llevar a cabo campañas de concienciación entre la población local para evitar el uso innecesario del agua potable, aunque la alcaldesa admite que los visitantes «no suelen ir con cuidado con el gasto de agua» pese a la buena colaboración que dice existir con los establecimientos hoteleros.

Leer artículo completo en diario EL MUNDO