Aqualia y TaKaDu buscan reducir pérdidas de agua en redes de abastecimiento

El aumento de la eficiencia en las redes urbanas de abastecimiento y distribución de aguas, así como la disminución de las pérdidas y fugas en esas redes son algunos de los objetivos que la compañía de gestión hídrica FCC Aqualia pretende conseguir gracias a la asociación con la empresa iraní TaKaDu. La colaboración pretende ser una solución capaz de “proporcionar un marco de gestión integrada y mejorar el servicio ofrecido a los ciudadanos”, según asegura en un comunicado el director general de la multinacional europea, Félix Parra, que señala como objetivos la mejora de la calidad del agua y la sostenibilidad de las redes.

 

th_73d9f63cbf68d5d7391d41bb4dcbecbf_3050466Una compuerta que controlan el paso del agua del río Ebro / Jaume Sellart (EFE)

 

Para esta tarea se contará con el servicio especializado de la filial española de TaKaDu, Envirodata, que proporcionará “servicios en la nube para tomar decisiones inteligentes”.

A través de “avanzados algoritmos estadísticos y matemáticos” que se traducen a información procesable podrá realizarse en red un seguimiento preciso del estado y eficacia de las redes de distribución así como de la calidad de las aguas.

El sistema, que ha sido reconocido en el sector de la innovación con premios como el World Economic Forum Technology Pioneer 2013, ya está operando en redes hidrológicas de Australia, Latinoamérica, y Oriente Medio.

En el caso de España se ha seleccionado una “ciudad modelo” al sur peninsular donde se implantará el sistema y se llevará a cabo la primera fase de la colaboración “en la que se espera que el método consiga una mejor toma de decisiones y emita alertas tempranas de las ineficiencias”.

Parra indica que esta alianza responde a “los objetivos de innovación de FCC Aqualia, que actualmente está implicada en quince trabajos distintos de investigación” como el plan de Investigación Integrada Sobre Islas Sostenibles o el proyecto “Samrt Citizens, Smart Water” en colaboración con la Universidad de Cantabria.

Leer artículo en EFE VERDE