Agua para todos

En la resolución 64/292 del 28 de julio de 2010, la Asamblea General de la ONU reconoció el derecho humano al agua y al saneamiento. La misma resolución exhorta a los Estados y organizaciones internacionales a proporcionar recursos financieros a los países periféricos a fin de que puedan proporcionar suministro de agua potable.

 

limpiar-el-aguaAgua para todos.

 

En la resolución 64/292 del 28 de julio de 2010, la Asamblea General de la ONU reconoció, explícitamente, el derecho humano al agua y al saneamiento. La misma resolución exhorta a los Estados y organizaciones internacionales a proporcionar recursos financieros, así como capacitación y transferencia de tecnología para ayudar a los países periféricos, en especial a aquellos en vías de desarrollo, con el fin de que pudieran proporcionar un suministro de agua potable y saneamiento saludable para todos.

En el año 2002 el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU, adoptó la Observación General Número 15 sobre el Derecho al Agua, que en su artículo primero establece: “El derecho al agua es indispensable para la vida digna” y, al mismo tiempo, define el derecho al agua como el derecho de cada persona a disponer de agua suficiente, saludable, aceptable, físicamente accesible y asequible para uso personal y doméstico.

Lejos estamos de que en nuestro país se cumplan las observaciones que ha hecho la ONU y las establecidas en nuestra propia constitución en materia de agua. Por el contrario, vemos como el recurso vital se pretende privatizar porque el agua se vuelve indispensable para la extracción de oro y de plata; de la misma manera, para obtener el gas shale se utilizan miles y miles de litros de agua en ese proceso, y el gobierno de México está por establecer una Ley Nacional del Agua que favorece a estas compañías en su mayoría extranjeras. Sin duda, las próximas batallas serán por el agua de los pueblos contra los poderes fácticos que pretenden apropiársela con fines siempre económicos. En Puebla ya vivimos una batalla por el agua, en la Sierra Norte con los proyectos de muerte

Leer artículo completo en La Jornada de Oriente