¿Vida en un volcán marciano?

El volcán marciano Arsia pudo haber sido el hogar de uno de los más recientes entornos habitables que se encuentran todavía en el planeta rojo, según ha determinado un estudio elaborado por geólogos de la Universidad de Brown. La investigación explica que el calor de un volcán bajo un inmenso glaciar habría creado grandes lagos de agua en Marte.

 

1401276232576marte-fotogalc4El volcán Arsia, en Marte.

 

El volcán marciano Arsia pudo haber sido el hogar de uno de los más recientes entornos habitables que se encuentran todavía en el planeta rojo, según ha determinado un estudio elaborado por geólogos de la Universidad de Brown. La investigación llevada a cabo por este equipo explica que el calor de un volcán en erupción debajo de un inmenso glaciar habría creado grandes lagos de agua líquida en Marte en un pasado relativamente reciente. “Y, donde había agua, existe la posibilidad de la vida”, han recordado los expertos. Además, el estudio ha calculado la cantidad de agua puede haber estado presente cerca del volcán Arsia y el tiempo que puede haber permanecido.

Este volcán, casi el doble de alto que el Monte Everest, es el tercero más alto en Marte y una de las montañas más grandes del Sistema Solar. Este análisis de los accidentes geográficos que rodean Arsia muestra que las erupciones a lo largo del flanco noroeste del volcán ocurrieron en el mismo periodo en el que un glaciar cubría la región, hace unos 210 millones de años. El calor de esas erupciones habría derretido grandes cantidades de hielo para formar lagos englaciales, es decir, cuerpos de agua que se forman dentro de los glaciares, como burbujas de líquido en un cubito de hielo medio congelado. Los lagos cubiertos de hielo de Arsia habrían tenido cientos de kilómetros cúbicos de agua de deshielo, según los cálculos de este trabajo, publicado en ‘Icarus. Su autora principal, Kat Scanlon, ha explicado que estos resultados son “interesantes” porque “demuestran que existía una gran cantidad de agua líquida hace muy poco en Marte”.

Leer artículo completo en Público