Un antidepresivo humano convierte a las percas en ‘superpeces’

Los test ecotoxicológicos para establecer el impacto de las medicinas en el medio sólo miden cuándo una medicina puede ser perjudicial. Pero ¿y si su vertido en ríos y lagos es beneficioso para la salud de los peces? Una investigación muestra cómo un antidepresivo mejora el estado general de las percas. Pero, al mismo tiempo, podría alterar todo el ecosistema.

 

peces-cebraUn antidepresivo humano convierte a las percas en ‘superpeces’.

 

Los test ecotoxicológicos para establecer el impacto de las medicinas en el medio sólo miden cuándo una medicina puede ser perjudicial. Pero ¿y si su vertido en ríos y lagos es beneficioso para la salud de los peces? Una investigación muestra cómo un antidepresivo mejora el estado general de las percas. Pero, al mismo tiempo, podría alterar todo el ecosistema.

Las medicinas están hechas para curar. El oxazepam, por ejemplo, combate la ansiedad y la depresión en humanos. Pero, si llega a los ríos procedente de las aguas residuales, se convierte en un arma de doble filo: pone en forma a los animales expuestos pero, con eso, altera toda la cadena trófica.

Investigadores de la Universidad sueca de Umea han demostrado cómo los protocolos para aprobar un medicamento parten de un enfoque erróneo. Miden el impacto negativo que pueden tener en los ecosistemas una vez que sus residuos llegan al medio natural, Pero nunca han tenido en cuenta los posibles efectos perjudiciales de sus bondades terapéuticas.

Leer artículo completo en El Economista