Sanear Río Santiago costará 5 mil MDP

Las condiciones del Río Santiago empeoran conforme pasan los años, pues más y más residuos líquidos se vierten a su cauce y el afluente capta los desechos de una cada vez más poblada Zona Conurbada de Guadalajara. Pero no es algo nuevo y tampoco lo son las estrategias para aminorar la contaminación en ese cuerpo de agua, las cuales son demandadas por la sociedad.

 

1019752Las acciones de saneamiento del Río Santiago no han tenido resultados positivos desde administraciones anteriores.

 

Las condiciones del Río Santiago empeoran conforme pasan los años, pues más y más residuos líquidos se vierten a su cauce y el afluente capta los desechos de una cada vez más poblada Zona Conurbada de Guadalajara. Pero no es algo nuevo y tampoco lo son las estrategias para aminorar la contaminación en ese cuerpo de agua.

Como respuesta a la exigencia social (e incluso de la Comisión de Derechos Humanos) de hacer frente a la evidente mala calidad de agua en el Santiago, la pasada administración inició gestiones para dar vida a las macro plantas de tratamiento de El Ahogado y Agua Prieta. Ambas libraron diversos obstáculos jurídicos y al final lograron edificarse.

Sin embargo, la estrategia no para allí.

La Comisión Estatal del Agua (CEA) ha trazado un plan que, de tener suficiencia presupuestal, logrará la captación y limpia de cada litro de desechos domésticos que ingresa a la cuenca alta del torrente. Se trata de un plan que en su costo advierte cierta “complejidad”: exactamente cinco mil 109 millones de pesos.

Trinidad Martínez Sahagún, superintendente de saneamiento en esa dependencia, detalla que entre los proyectos que podrán observarse con esa inversión se encuentra la construcción del Túnel Interceptor de Oriente, necesario para acercar dos metros cúbicos (dos mil litros) por segundo adicionales de agua a la macro planta de Agua Prieta, desde los arroyos de Osorio, San Gaspar y San Andrés, en la cuenca de Atemajac.

En la parte Sur de la ciudad, el plan incluye la habilitación de un módulo en la planta de El Ahogado, infraestructura que aunque no está rebasada, sí requerirá en el futuro próximo una pequeña ampliación. Además, se proyecta la puesta en marcha de siete equipos de tratamiento desde Arandas hasta el Arroyo El Ahogado.

Algunos de ellos, precisa el funcionario, requerirán una rehabilitación mínima (pues están derruidos o fueron vandalizados), en tanto que otros más deberán ser construidos desde el inicio. Y para evitar que las plantas —cuya operación recae en los municipios— vuelvan a ser abandonadas, se pondrá en marcha un nuevo organismo que vea exclusivamente por un buen funcionamiento en el equipo de limpia de aguas negras.

“Esto no es nada más construir, rehabilitar e invertir, no. Es, precisamente, que las acciones que se van a realizar tengan certeza y garantía que van a funcionar y cumplir con su cometido, que es el saneamiento de toda la cuenca”, refiere Martínez Sahagún.

Informador