Rescatar al río Bogotá de la contaminación si es posible

A propósito de la celebración del Día Mundial del Agua, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), compartió este martes en la capital, el estado de su Proyecto de Adecuación Hidráulica y Recuperación Ambiental del río Bogotá, que desde hace más de un año se ejecuta y que busca salvar de la contaminación a una de las fuentes hídricas más importantes del país.

 

colp_ext_016575Desde hace más de un año se iniciaron las obras hidráulicas que permitan la recuperación del río Bogotá, por parte de la CAR.

 

A propósito de la celebración del Día Mundial del Agua, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), compartió este martes en la capital, el estado de su Proyecto de Adecuación Hidráulica y Recuperación Ambiental del río Bogotá, que desde hace más de un año se ejecuta y que busca salvar de la contaminación a una de las fuentes hídricas más importantes del país.

Esta iniciativa hace parte del Plan de Gestión Social que desarrolla la entidad y que está orientada a garantizar la identificación, caracterización, sensibilización y participación permanente de diferentes actores sociales, quienes influyen en su implementación.

Por décadas, este río ha sido maltratado por la mano humana e industrial que lo rodea. Diversos agentes ambientales han soñado con su recuperación desde tiempo atrás, pero ha sido un proceso muy difícil de llevar a cabo, cuando no se tienen suficientes recursos y no se cuenta con la atención de los ciudadanos.

Desde botellas plásticas, hasta llantas y excrementos, dan a parar en esta cuenca que hoy en día tiene un grado de contaminación nivel 8 y que expide tremendos olores, causante de diversas enfermedades que afectan a quienes se encuentran cerca de este sector.

Es por esta razón que la CAR diseñó esta estrategia, que cuenta con una inversión inicial de 96.000 millones de pesos y que pretende ampliar y mejorar el curso del río, que se ve aumentado por el mal manejo de aguas residuales que emiten diferentes municipios cercanos a la capital.

El proyecto de la CAR

El proyecto de adecuación hidráulica del río Bogotá y sus obras complementarias, se desarrollará sobre un tramo aproximado de 68 kilómetros, comprendidos entre las compuertas de Alicachín, en el municipio de Soacha (Cundinamarca), y la estación de Puente La Virgen en Cota, ubicado en el mismo departamento, que permita un mejor manejo a las aguas residuales.

Para llevar a cabo esta iniciativa, la CAR se vio obligada a comprar una serie de predios y lograr así, que el río recupere el espacio perdido, a causa de la industrialización o desarrollo urbanístico en la zona, que fueron motivo de inundaciones en 2011.

Esta idea tiene como objetivo, además de descontaminar el espacio, mejorar la calidad del agua, reducir los riesgos por inundación y crear áreas multifuncionales a lo largo de él.

De acuerdo con el director de la CAR, Alfred Ignacio Ballesteros, hasta el momento ya se han adecuado un total de 22 kilómetros del río y “se han optimizado los sistemas de tratamiento de aguas residuales en municipios como Tocancipá, Gacháncipa, Cogua, Nemocón, Cajicá, Funza, Cota, Sesquilé, La Calera, entre otros, que estaban antes vertiendo sus aguas sin ningún tratamiento o que contaban con unas plantas muy rudimentarias”.

Estas obras hidráulicas, que comenzaron el año pasado y que se refieren al tratamiento de los vertimientos, pueden tardar unos 10 años más. Es claro que la descontaminación absoluta no es posible, ya que estos procesos nunca han podido registrar un impacto cero, pero si mejoran sustancialmente el ambiente.

El objetivo más cercano se encuentra concentrado en poder construir en todos los municipios de Cundinamarca, “sistemas de tratamiento para eliminar todos esos vertimientos de aguas negras que hoy tenemos sin tratar y que van a parar al río Bogotá. Es una meta ambiciosa, pero no imposible, es quizá la inversión más importante que se haya hecho a nivel nacional”, señaló Ballesteros.

Para llevar a cabo todas estas ideas, es necesaria la ampliación y optimización de la planta de tratamiento de aguas residuales (Ptar), mejor conocida como El Salitre. La CAR ha dispuesto una inversión por 400 millones de dólares, proceso que esperan dejar adjudicado a finales de este año.

Otro de los frentes que hacen parte del proyecto, están concentrados en diferentes estudios de ingeniería para el manejo integrado de la cuenca, que permitan el mejoramiento ambiental y mantenimiento de las obras del río.

A esto se suman las diferentes actividades sociales que tienen que ver con capacitaciones, que permitan crear conciencia y evitar caer nuevamente en aquellas acciones contaminantes.

“El tema de la cultura y sensibilización es importante, de nada sirve invertir cientos de millones de pesos si no logramos que el ciudadano comprenda que todo lo que él hace a diario, termina impactando de manera positiva o negativa al río, esto también asociado a diferentes campañas que vamos a lanzar”, aseguró Ballesteros.

Este 31 de marzo lanzará una campaña denominada ‘Sembrando agua recogemos vida’, la cual pretende generar conciencia y recordarle a los ciudadanos “la importancia de preservar nuestras cuencas, no solo para garantizar una fuente hídrica, sino para tener una conducta responsable con el medio ambiente y así evitar su deterioro a través de la contaminación que hoy se generan en los ríos”, agregó el directivo.

El Universal