Peces transexuales: el impacto del Prozac y otras drogas en la naturaleza

¿Se preguntó alguna vez a dónde van a parar los residuos de estos fármacos una vez cumplida su función? Los seres humanos eliminamos gran parte de los medicamentos que ingerimos a través de la orina. La orina va a parar a las cloacas y, tras atravesar un imperfecto sistema de purificación, los desechos regresan a los ríos que nutren el planeta.

 

141-230x151Paracetamol para el dolor de cabeza, anticonceptivos para evitar los embarazos y Prozac contra la depresión, son los contaminantes, de nuestra orina, que afectan los mares.

 

¿Se preguntó alguna vez a dónde van a parar los residuos de estos fármacos una vez cumplida su función? Los seres humanos eliminamos gran parte de los medicamentos que ingerimos a través de la orina. La orina va a parar a las cloacas y, tras atravesar un imperfecto sistema de purificación, los desechos regresan a los ríos que nutren el planeta.

Aunque las concentraciones de fármacos en el agua son bajas, las consecuencias no distan de ser preocupantes: desde peces macho que adquieren características femeninas, hasta aves silvestres que pierden las ganas de comer, sin mencionar poblaciones enteras diezmadas de peces u otros organismos acuáticos.

Es más, según una serie de estudios recientes sobre el impacto de la contaminación farmacéutica en la vida silvestre, el uso cada vez más amplio de drogas, diseñadas para ser biológicamente activas en dosis bajas, puede ser una de las causas de la crisis global de la vida silvestre.

Leer artículo completo en El Mostrador