ONG piden un comisionado federal para atender la contaminación del Río Santiago

Organizaciones de la sociedad civil presentarán al gobierno federal una propuesta para que se cree la figura de un Comisionado Ambiental de Seguridad del Agua para el Río Santiago y se concrete la firma de un acuerdo de coperación con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) que permita realizar estudios epidemiológicos de riesgo a la salud en la región.

 

?????????????Las autoridades han sido omisas en el saneamiento del río.

 

Organizaciones de la sociedad civil presentarán al gobierno federal una propuesta para que se cree la figura de un Comisionado Ambiental de Seguridad del Agua para el Río Santiago y se concrete la firma de un acuerdo de coperación con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) que permita realizar estudios epidemiológicos de riesgo a la salud en la región.

Así lo informó la titular del Instituto de Derecho Ambiental (Idea), Raquel Gutiérrez Nájera, durante el conversatorio ¿Qué sigue para el Río Santiago?, organizado por colectivos que defienden el medio ambiente, los cuales coincidieron en la necesidad de fortalecer y acompañar la política pública municipal y estatal con una política federal de restauración, saneamiento y sustentabilidad de la subcuenca Río Alto Santiago (valle de El Salto-Atequizaqueza) que garantice el derecho al agua y su saneamiento.

Refirió que dicha figura debe estar acompañada de una contraloría y un consejo de afectados que sienten la base para vincular los programas de los tres niveles de gobierno, a efecto de concretar la restauración, saneamiento y sustentabilidad de la región con perspectiva de derechos humanos.

De acuerdo a Gutiérrez Nájera la petición para crear esta figura está sustentada en la Ley de Aguas Nacionales que señala que el líquido es un tema de seguridad ambiental.

Durante su intervención en el conservatorio, la doctora en Derecho Ambiental reprochó la omisión de las autoridades en el control de descargas, uso de suelo asociado al Río Santiago y la falta de control en el otorgamiento de permisos para la instalación de industrias en el corredor de El Salto.

Por su parte, al presentar los avances del Diagnóstico de Fragilidad Amibiental (POFA), Juan Gallardo Valdéz, del Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado, refirió que el análisis arroja que los acuíferos están sobreexplotados y la calidad del agua está por debajo de la norma, catalogada como pobre o de mala calidad; aunque aseguró que ha habido cambios “mínimos” en el saneamiento del agua según la información emitida por la Comisión Estatal del Agua (CEA).

Asimismo señaló que en los últimos años se triplicó la población de la zona, lo cual significa un crecimiento de los problemas ambientales debido a un mayor número de descargas, emisiones y residuos.

Rodrigo Saldaña López, del Instituto Vida, dijo que la planta de tratamiento para el Río Santiago ha reducido la contaminación de manera mínima, pues continúan los olores fétidos y la planta está rebasada en su capacidad.

Saldaña López indicó que la grave contaminación del afluente continúa ante la omisión de los municipios, ya que actualmente sólo Juanacatlán y El Salto –de los 10 que integran el POFA– están trabajando en temas como trituración de lirio y el funcionamiento de plantas de tratamiento.

Dijo que se requiere concretar acuerdos entre los tres niveles de gobierno y la sociedad, de lo contrario el gasto que están realizando seguirá siendo “inútil”.

Por su parte, aseveró el director jurídico de la Profepa, Francisco Javier Silva que pese a los diferentes mecanismos que existen para que los estados sancionen a las empresas que incumplen el manejo de residuos, los ayuntamientos de la cuenca Lerma-Chapala-Santiago no han mostrado interés.

Explicó que los planteamientos para facultar a los municipios y el estado para realizar inspecciones y sancionar a empresas que no cumplen con la normatividad ambiental, no son nuevos, ya que desde hace varios sexenios la Profepa ha signado convenios para capacitar a inspectores del gobierno local y a municipios.

Entre las acciones que realiza la Profepa para sanear el Río Santiago destaca el combate a la clandestinidad.

En el corredor de El Salto la federación ha detectado muchas empresas clandestinas que manejan residuos peligrosos como aceites gastados que no cumplen con las reglas ambientales. Reconoció que la única forma para detectar este tipo de establecimientos es a través de la denuncia ciudadana.

Informó que la delegación Jalisco de la Profepa enfoca el 70% de sus recursos humanos de inspección al corredor El Salto.

Indicó que aunque se ha sancionado a empresas las irregularidades cometidas “no son graves” pues están relacionadas más con cuestiones de carácter administrativo y éstas son solventadas durante el proceso administrativo.

La Jornada