Movagro: Agua súper poderosa

En México, la falta de agua representa un problema que se agrava cada año: según cálculos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), 101 del total de 600 mantos acuíferos en el país están sobre explotados. Con este dato en mente, Moisés Vázquez López se puso a trabajar en tecnología que permitiera mejorar las propiedades del líquido y optimizar su rendimiento.

 

gerardo_movagroCon más de 1,300 clientes en diferentes sectores, este negocio ha encontrado una solución para mejorar el rendimiento del agua en la industria agrícola.

 

En México, la falta de agua representa un problema que se agrava cada año: según cálculos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), 101 del total de 600 mantos acuíferos en el país están sobre explotados. Con este dato en mente, Moisés Vázquez López –un ingeniero agrónomo de Ciudad Obregón, Sonora– se puso a trabajar en tecnología que permitiera mejorar las propiedades del líquido y optimizar su rendimiento.

El resultado fue un dispositivo que, por medio de campos magnéticos, reordena las moléculas del agua para que ésta vuelva a su estructura natural y, de este modo, pueda aprovecharse al máximo.

“Para entender a la naturaleza, sólo es necesario observar”, asegura Gerardo Patiño Sánchez, director comercial de Movagro, la empresa que Moisés fundó en 2006. “Si tomas una molécula de agua de un glaciar y la ves a través de un microscopio, se puede distinguir un orden molecular geométrico. Sin embargo, al tomar una gota de agua tratada se podrá observar desorden molecular, ya que el líquido ha pasado por tratamientos agresivos electroquímicos y mecánicos como: bombas y torbellinos que lo degradan”.

Con el tratamiento mediante los dispositivos, las propiedades del agua cambian radicalmente. Los tres principales beneficios del proceso son: se maximiza la eficiencia de hidratación celular (los organismos absorben el 100% de los nutrientes del agua), se incrementa la retención de humedad en el suelo (la tierra se mantiene húmeda más tiempo, lo que implica que se debe regar con menor frecuencia) y se logra una solución permanente a la solubilidad de sales en el agua (esto evita que los minerales se incrusten en las tuberías y las dañen).

Leer artículo completo en Soy Entrepreneur