Los ingenieros de caminos españoles, ‘apestados’ en América ¿tu qué opinas?

Tal y como denunció en su día al Ejecutivo del PP el Presidente del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, Juan Antonio Santamera, la implantación del Plan Bolonia en la mayoría de las carreras técnicas es incompleta ya que, en un momento en el que los primeros licenciados bajo el nuevo esquema están a punto de salir a la calle, no se reconoce a los antiguos –26.000 ni más ni menos– la misma cualificación profesional para años de estudio y créditos académicos similares

 

investicacion-en-ingenieria-civil1

Con todo este follón de Sacyr y su amenaza de desistimiento en la construcción del tercer juego de esclusas del Canal de Panamá a menos que se le paguen los costes adicionales en los que dice haber incurrido y que achaca al empedrado –manifestación superficial del sustrato geológico en el que se ha de desarrollar la infraestructura–, tiro de hemeroteca sólo para poner de manifiesto la surrealista situación por la que transita la ingeniería en España, toda ella convertida por mor de decisiones administrativas en una suerte de apestada frente a sus competidores internacionales.

Tal y como denunció en su día al Ejecutivo del PP el Presidente del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, Juan Antonio Santamera, la implantación del Plan Bolonia en la mayoría de las carreras técnicas es incompleta ya que, en un momento en el que los primeros licenciados bajo el nuevo esquema están a punto de salir a la calle, no se reconoce a los antiguos –26.000 ni más ni menos– la misma cualificación profesional para años de estudio y créditos académicos similares. Esto, señala, les priva de ser considerados, de acuerdo con la categorización que hace el Plan, como ‘máster’. Y, al no poder acreditar en las licitaciones la disponibilidad de ingenieros de este perfil, homologable allende nuestras fronteras, son sistemáticamente eliminados de los concursos salvo contratación de personal foráneo que sí lo cumpla.

El tema es de un absurdo que mata. Especialmente tratándose, como parece, de un mero trámite administrativo sin coste para el erario público para el que bastaría, en palabras del mismo Santamera en un artículo publicado en su día en la prensa económica, “corroborar lo obvio mediante una norma de rango ministerial, Real Decreto o similar. El argumento que avala la demora es tan desconcertante como que se quiere resolver de una vez la equivalencia de todas las profesiones y, puesto que para el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte hay un problema de homologación en algunas de ellas, se hace pagar a todas el precio de la inhibición”. Sólo para concluir: “El momento es, sin embargo, malo para estos juegos malabares: difícilmente se podrá impulsar la tambaleante ‘marca España’ en el exterior si no se permite a nuestros expertos lucir su currículum…”

Este es un fragmento del artículo publicado por S. McCoy en el blog de El Confidencial