La industria reduce su sed de agua

¿Qué tal gestiona la industria los recursos hídricos? Hoy en día, la tendencia general es adoptar un enfoque holístico de los sistemas. Cada vez se recircula más agua de proceso y los productores industriales están recuperando sustancias reutilizables y productos químicos empleados en el tratamiento del agua. Las empresas también están adoptando un nuevo enfoque en la gestión de efluentes.

 

1080016La gestión de las aguas industriales.

 

¿Qué tal gestiona la industria los recursos hídricos? Hoy en día, la tendencia general es adoptar un enfoque holístico de los sistemas. Cada vez se recircula más agua de proceso y los productores industriales están recuperando sustancias reutilizables y productos químicos empleados en el tratamiento del agua. Las empresas también están adoptando un nuevo enfoque en la gestión de efluentes. Parte de los flujos se desvían en una fase temprana, haciendo que el tratamiento sea más sencillo y menos costoso. Incluso existe tecnología con potencial para, prácticamente, eliminar los efluentes. La gestión de las aguas industriales será uno de los tres temas principales de Achema 2015, que se celebrará del 15 al 19 de julio en Franfurt.

Las plantas, los animales y los humanos dependemos del agua para sobrevivir, pero el agua también es un recurso técnico esencial para la industria: ya sea como agente refrigerante, medio de transporte, disolvente o agua de proceso con diversas calidades, desde agua industrial, pasando por agua ablandada o desmineralizada, hasta el agua purificada de la industria farmacéutica.

El consumo de aguas industriales no es gratis. Normalmente, el agua de entrada tiene que acondicionarse y su tratamiento cuesta dinero. Las bombas de circulación consumen energía. Igualmente, suele ser necesario un tratamiento posterior para que el agua pueda volver a circular o verterse a los cursos de agua receptores. Por razones económicas y ambientales, es ventajoso reducir el movimiento, el calentamiento y la contaminación del agua, y ahí es donde la gestión de las aguas industriales tiene un papel que desempeñar. El objetivo es suministrar agua con un nivel de calidad definido manteniendo a la vez los costes (incluida la eliminación) bajo control.

Leer artículo completo en Interempresas