HidroAysén y el futuro del agua

El 10 de junio, Chile dio un paso fundamental. Recuperó, en parte, credibilidad en materia medioambiental, que por erradas decisiones se fue socavando en los últimos años. Por las presiones de grandes corporaciones y un paradigma de desarrollo extractivista y acumulador, la ciudadanía fue perdiendo la confianza en las políticas públicas sobre sustentabilidad.

 

HidroAysén-287x190HidroAysén y el futuro del agua.

 

El 10 de junio, Chile dio un paso fundamental. Recuperó, en parte, credibilidad en materia medioambiental, que por erradas decisiones se fue socavando en los últimos años. Por las presiones de grandes corporaciones y un paradigma de desarrollo extractivista y acumulador, la ciudadanía fue perdiendo la confianza en las políticas públicas sobre sustentabilidad.

El Comité de Ministros dio una gran señal. Concretó el compromiso que la Presidenta realizara durante la campaña y, esencialmente, restituyó a su cauce institucional una tramitación viciada desde su origen. HidroAysén nunca debió ser acogido a tramitación y, más aún, nunca debió ser aprobado.

Pero todavía quedan tareas pendientes. La decisión fue un paso muy importante, pero no el único necesario para recuperar la potestad sobre los recursos naturales alojados en nuestro territorio. Digo alojados, porque aunque se ubican dentro de nuestras fronteras, no son chilenos. Ejemplo de ellos es que mientras HidroAysén y otras empresas sean poseedoras de los derechos que le confieren propiedad de uso sobre las aguas, la amenaza de represar la Patagonia permanecerá latente.

Leer artículo completo en La Tercera