Hay que pagar por el agua que se gasta

El aumento del 40% que dispuso el Gobierno provincial para la tarifa del agua significa un fuerte golpe al bolsillo de los usuarios mendocinos. Con esta suba, las autoridades prevén darle respiro a las asfixiadas cuentas de AySAM y obtener más recursos para mejorar la infraestructura del servicio, sobre todo en el Gran Mendoza. Esta nueva medida hace replantear el sistema tarifario actual.

 

51dc19a1125f9_565_319!La tarifa tipo catastral que se utiliza en Mendoza acarrea más perjuicios que beneficios para los usuarios.

 

El aumento del 40% que dispuso el Gobierno provincial para la tarifa del agua significa un fuerte golpe al bolsillo de los usuarios mendocinos. Con esta suba, las autoridades prevén darle respiro a las asfixiadas cuentas de AySAM y obtener más recursos para mejorar la infraestructura del servicio, sobre todo en el Gran Mendoza.

Sin embargo, esta nueva medida hace replantear el sistema tarifario que actualmente tiene vigencia en Mendoza y que data desde hace muchos años. Las tarifas de los usuarios de agua potable son de tipo catastral, es decir, se determinan en función de la superficie y las características de las viviendas en base a valores únicos.

En ese sentido, desde el Centro de Economía, Legislación y Administración del Agua, dependiente del Instituto Nacional del Agua (INA-CELA), han propuesto un nuevo sistema tarifario volumétrico escalonado. Esto significa otorgar un amplio abanico tarifas que varían según el nivel de consumo de cada vivienda.

Leer artículo completo en MDZ Online