Cinco problemas están “acabando” con el río

Desde hace tres años Pepe Castro no se mete al río Portoviejo. El
alto grado de contaminación que dice tiene el afluente lo hacen dudar de ingresar al lugar donde se divertía nadando y sumergiéndose. Castro junto a integrantes del CIDER, desde el año 2004 realizaban la bajada de las balsas por el afluente con el objetivo de llamar la atención del alto grado de contaminación.

 

20141108040000_cinco-problemas-esta-n-a-acabandoa-_tn1Cinco problemas están “acabando” con el río.

 

Desde hace tres años Pepe Castro no se mete al río Portoviejo. El
alto grado de contaminación que dice tiene el afluente lo hacen dudar de ingresar al lugar donde se divertía nadando y sumergiéndose.

“Ahora no, no se puede”, señala. Castro junto a integrantes del Colectivo Intercomunitario por la Defensa Ecológica del río (CIDER), desde el año 2004 realizaban la bajada de las balsas por el afluente con el objetivo de llamar la atención del alto grado de contaminación. Sin embargo, lamentó lejos de hacer reaccionar a las autoridades lo que lograron varios de sus compañeros fueron, sarna, urticaria y otras afectaciones a la piel “y el río sigue peor”, señaló.

Aseguró que siguen con el monitoreo del cauce, así han logrado identificar los principales problemas desde Poza Honda hasta La Boca de Charapotó, donde el río se une con el mar.

Leer artículo completo en El Diario