Agua llega a nivel histórico en lago Petén Iztá

La crecida ha puesto en contacto al lago con los colectores y fosas sépticas de la Isla de Flores y los poblados circundantes, lo que afectaría en forma directa la vida de al menos 110 mil personas que conviven en la cuenca con fauna y flora diversa. Además, el aumento en el nivel de las aguas producido en los últimos meses ha afectado los negocios de la orilla.

 

Calle-Mesitas-Isla-Flores-encuentra_PREIMA20140224_0028_32La Calle conocida como Las Mesitas, en la Isla de Flores, donde además hay hoteles, se encuentra inundada por la crecida del lago.

 

La crecida ha puesto en contacto al lago con los colectores y fosas sépticas de la Isla de Flores y los poblados circundantes, lo que afectaría en forma directa la vida de al menos 110 mil personas que conviven en la cuenca con fauna y flora diversa.

Además, el aumento en el nivel de las aguas producido en los últimos meses ha afectado los negocios que se ubican a la orilla del tercer lago más grande del país, entre restaurantes, bares y hoteles, cuyos muelles y áreas de atención han quedado sumergidos.

Adicional al impacto directo en la industria turística que representó para Petén en el 2013 la llegada de 248 mil 150 extranjeros, también afecta viviendas de pobladores en toda la cuenca.

Recurso importante

Petén Iztá es el tercero más grande más grande del país, de él dependen miles de habitantes y es un atractivo turístico para algunos de los 248 mil turistas que visitan el departamento de Petén cada año.

Contaminación

Autoridades ambientales y jefes ediles se muestran preocupados por los efectos que la contaminación generada por el contacto con aguas servidas tendrá sobre el ecosistema y quienes se abastecen de agua del lago.

Si no se logra una solución antes de que llegue la época lluviosa, el daño podría ser irreparable, según los expertos y autoridades.

El origen

Ramón Barquín Durán, encargado del Proyecto Hidrológico del Petén, del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh), explicó que el nivel normal del lago es de 0.85 centímetros, mientras que su nivel de alerta es de 1.50 metros. Sin embargo, el nivel actual es de 2.65 metros, es decir 1.15 metros por encima del nivel de alerta.

Explicó que estas medidas se obtienen de la referencias de puntos de nivelación de geodesia, que es la ciencia que estudia los valores de nivelación tomando en cuenta la curvatura de la tierra.

Una característica del Petén Itzá, según el funcionario, es que no tiene salida de agua a través de ríos, sino únicamente a través de sumideros, algunos de los cuales se encuentran en el fondo del lago, lo que parece que es insuficiente.

Barquín confía en que en el verano se evaporen al menos 40 centímetros, con lo cual el nivel del lago bajaría a 2.25 metros.

Otro factor que ha contribuido a la crecida histórica es que durante los últimos cuatro años también ha aumentado la precipitación pluvial en el departamento.

Explicó que en los últimos 28 años la precipitación promedio fue mil 900 milímetros, pero en el 2013 llegó a 3 mil 272.9, o sea 72.3 por ciento más que el promedio.

En el 2012 cayeron 2 mil 576.5 milímetros; en el 2011, 2 mil 519.6, y en el 2010, 2 mil 2531.4.

“Por esto es lógico que el nivel suba, ya que las corrientes que se forman en las partes altas del área donde está ubicado el lago desembocan directamente en él”, indicó Barquín.

Buscan solución

Autoridades realizan estudios geológicos en busca de una solución.

Uno de estos es la posibilidad de dragado a través de un sumidero natural conocido como la Grieta Chamamantok, ubicada en San José.

Esta necesitaría ser restaurada para que contribuya a bajar en forma segura el nivel del lago para cuando finalice el verano.

Alarmados

Los alcaldes de los cuatro municipios que colindan con el lago están preocupados.

Milton Méndez, alcalde de San Andrés, Petén, explicó que si el nivel del lago alcanza algunas fosas sépticas que están cerca de la orilla y algunos puntos de la red de alcantarillado del municipio, “sería terrible, ya que contaminaría el agua en forma acelerada y afectaría en forma directa a los pescadores artesanales y varias comunidades cercanas que necesitan agua del lago para consumo”.

Gustavo Tesucún, jefe edil de San José, reconoció que la crecida ya ha anegado un área recreativa del municipio y afecta a los vecinos del lugar.

Coincide con Méndez en la contaminación acelerada del lago e indicó que están en disposición de apoyar para proyectos de prevención.

Sonia Rivera, alcaldesa de San Benito, dijo que las preocupaciones no son exclusivas de los municipios que están a la orilla del lago, sino de todo el departamento, pues la contaminación afecta a todos sus habitantes.

“Como municipalidad trabajamos en proyectos de prevención de desastres y hacemos todo lo que está a nuestro alcance. Sin embargo, hay que reconocer que es muy difícil luchar en contra de la naturaleza”, declaró Rivera.

Armando Aragón, alcalde de Flores, indicó que el fenómeno afecta a las familias que viven en las orillas.

“Muchas personas no toman en cuenta que el nivel del lago puede subir y construyen viviendas e infraestructura demasiado cerca de la orilla, el resultado es que las crecidas los afectan”, refirió Aragón.

Juan Cortez, quien principalmente transporta turistas en lancha, relató que la crecida ha afectado su negocio porque los muelles se han inundado y no hay un lugar para embarque y desembarque de las personas que visitan.

Paulo Pineda Conde, propietario de un restaurante a la orilla del lago, expresó que sus ventas han bajado.

Según el Instituto Guatemalteco de Turismo, en el 2013 cada turista se quedó 4.8 días en Petén y gastó US$78.97 diarios en promedio.

1.50 METROS es el nivel de alerta del lago Petén Itzá.

2.65 METROS nivel actual del lago y causa alarma.

Otros afectados

La amenaza de contaminación no es exclusiva del lago Petén itzá. El Lago de Amatitlán, en el departamento de Guatemala, presenta problemas ambientales que las autoridades luchan por corregir. El lago Atitlán, en Sololá, tiene inconvenientes con la cianobacteria tóxica microsystis, potencialmente peligrosa para la salud de las personas.

Prensa Libre