Xunta y FEGAMP analizarán las deficiencias de saneamiento y abastecimiento de los ayuntamientos gallegos para mejorar estos servicios mediante el pacto local del agua

La colaboración institucional se tradujo en una inversión de más de 345 millones de euros desde 2009 para más de 300 obras de saneamiento y abastecimiento en municipios de toda Galicia. Augas de Galicia calcula que las pérdidas de aguas por averías o fugas se sitúa en el 27% de promedio, por lo que con reducir al 25% esta cifra se conseguirían importantes ahorros energéticos y hasta 1 millón de euros al año en costes de explotación

 

1240310501_0

La Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras y la FEGAMP analizarán las deficiencias de saneamiento y abastecimiento en los ayuntamientos gallegos para mejorar estos servicios mediante el Pacto Local del agua. Para esto, el conselleiro Agustín Hernández y el presidente de la FEGAMP, José Manuel Rey Varela, firmaron hoy el protocolo para el desarrollo del Pacto Local del agua.

Hernández explicó que con “este acuerdo se asientan las bases para conseguir un pacto local del agua, que permitirá hacer sostenible el ciclo del agua en Galicia”. Añadió que no hay que olvidar que se trata de una competencia municipal y la Xunta actuará en el marco de una colaboración institucional que ya ven prestando históricamente, y que permitió una inversión de 345 millones de euros desde 2009 para hacer posibles más de 300 obras de saneamiento y abastecimiento en municipios de toda Galicia .

Este Pacto hará posible una mayor homogeneidad en los servicios de saneamiento y abastecimiento, para garantizar mayor calidad para los ciudadanos y con eso el cumplimiento de las determinaciones de la Directiva Marco europea del agua.

El titular de Medio Ambiente indicó que las “disparidades de modelos de gestión provocan que haya grandes diferencias entre la ciudadanía para un mismo servicio, disparidades como las distintas tarifas que se repercuten pero también distinta normativa y distinto tratamiento para los usuarios”.

En el contexto actual pueden darse casos de disparidades en la gestión muy importantes entre dos ayuntamientos limítrofes que se abastecen de una misma captación de agua. Unas disparidades que se ven no sólo en la cuantía de la tarifa doméstica, sino también en el modelo de gestión, en los medios técnicos disponibles o en el mantenimiento de las instalaciones.

Hernández concretó que no “hay un modelo perfecto, pero la responsabilidad de la Xunta es asegurar la sostenibilidad económica del sistema y establecer los mecanismos para evitar esas disparidades que generan injusticias, por eso es necesario un pacto local por el agua”.

La gestión del agua en Galicia está condicionada por la importante dispersión de la población, lo que obliga a un esfuerzo mayor para extender los servicios. Esta dispersión, junto a la heterogeneidad en los modelos de gestión, hace necesaria una apuesta por los modelos de gestión supramunicipal, como lo que ya está funcionando en la Mancomunidad de O Salnés, o los impulsados por Aguas en Valdeorras y en el sistema de O Louro.

Según Rey Varela, “este debe ser un trabajo conjunto entre Xunta y ayuntamientos, a través de la Fegamp, que permita abordar un marco legal y de actuación para la mejora de un servicio básico y que es mayoritariamente municipal como es el abastecimiento, suministro y recogida de aguas”.

Para el presidente de la Fegamp, “tenemos muchas esperanzas depositadas en este protocolo, en este Pacto Local del agua” porque “creemos que es una oportunidad que no podemos dejar pasar para seguir construyendo una Galicia mejor desde los ayuntamientos, y en esta ocasión, con el apoyo y la colaboración de la Xunta”.

Mejora de la calidad de los servicios
En cuanto a la calidad en la prestación de los servicios, segundo ha calculado Augas de Galicia, las pérdidas de aguas por averías o fugas en la red de abastecimiento se sitúa en torno al 27% de promedio, por encima del máximo recomendable (entre el 20 y 25%).

Agustín Hernández precisó que tan “sólo con reducir al 25% este promedio se conseguirían importantes ahorros energéticos, de emisiones de gases invernadero o hasta 1 millón de euros al año en costes de explotación”.

La mejora del abastecimiento y el saneamiento, que se conseguirá con este Pacto Local, es una prioridad estratégica de la Xunta, como también lo es la Lei do Solo, dos grandes ejes de este Gobierno que sin duda potenciarán la calidad de vida en el rural.

Hace falta recordar que nos últimos meses Augas de Galicia impulsó dos experiencias pioneras de gestión supramunicipal de este recurso: el Consorcio del agua de O Louro y el Consorcio de depuración de Valdeorras. Son dos modelos que muestran el camino a seguir en Galicia, en la búsqueda de lograr, no sólo la máxima calidad posible en los servicios de abastecimiento y saneamiento, sino también una equiparación plena entre los costes de esos servicios y su gestión.

El conselleiro destacó la importancia de la cooperación y coordinación entre Junta y ayuntamientos para identificar dónde se producen ineficiencias y así lograr mejores servicios a un coste más moderado y conseguir la sostenibilidad.

Xunta de Galicia