WWF y la Junta tratan mañana en una reunión los vertidos residuales

La organización ecologista presentó hace unos días una queja ante la Comisión Europea

 

Uno de los vertidos denunciados por la organización ecologista en el municipio de Almonte.

(huelvainformacion) La organización ecologista WWF mantendrá mañana una reunión con el secretario general de Medio Ambiente y Agua de la Junta de Andalucía, Sergio Moreno, en la que se tratará la situación resultante del vertido de aguas residuales urbanas sin depurar de los municipios de Almonte, Bollullos Par del Condado y Rociana del Condado, en el entorno de Doñana, informa Europa Press.

El responsable de la Oficina de WWF para Doñana, Juan José Carmona, concretó que el encuentro no es de carácter extraordinario ni este tema se tratará de manera específica, sino que será uno de los asuntos que llevarán después de presentar al respecto una queja ante la Comisión Europea por el incumplimiento de las directivas comunitarias sobre política de aguas y tratamiento de aguas residuales urbanas.

La organización ecologista considera “inadmisible” el retraso en la aplicación de la normativa comunitaria en materia de aguas residuales, que fijó como límite 2005 para que todas las poblaciones tuvieran depuradas sus aguas urbanas. Así, lamenta que siete años después la Junta de Andalucía y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente “no se ponen de acuerdo para acabar las obras, permitiendo que Doñana siga contaminándose día tras día”.

WWF ha enviado un escrito a la UE, acompañado de un CD con imágenes del suceso y un informe con el resultado de los análisis realizados a las aguas de Doñana, que revelan concentraciones de contaminantes que multiplican por ocho la cantidad máxima admisible.

Además, el pasado día 4, España era sancionada por el Tribunal de Luxemburgo por el incumplimiento de la Directiva Marco de Agua, al no haber aprobado los planes hidrológicos de cuenca, entre otros, el del Guadalquivir, donde se ubica Doñana. Estos planes deben incluir medidas para evitar el deterioro de las aguas dulces y conseguir el objetivo de su conservación en buen estado ecológico, lo que presupone control de vertidos y eliminación de todas las sustancias peligrosas prioritarias.

 

¿Quieres recibir esta y mucha más información de forma gratuita directamente en tu correo electrónico? Subscríbete en nuestro boletín digital