Víctima del baile de competencias

  • Más de 250.000 habitantes, a la espera de la regeneración del río Pudio

  • El plan, declarado prioritario, cuenta con financiación europea

 

Proyecto sobre el río Pudio.

Proyecto sobre el río Pudio.

La regeneración del río Pudio nació como un proyecto único en España, es un modelo de desarrollo territorial incorporado a programas universitarios, cuenta hasta con vídeos oficiales, dispone de más de 10 millones de euros de presupuesto con financiación aprobada por la UE y, sin embargo, está congelado. Este plan hidrológico, social y económico que iba a beneficiar a casi 300.000 habitantes del área metropolitana de Sevilla se encuentra, según la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, a la espera de “marco presupuestario”. Ha sido víctima del baile de competencias sobre el río, que pasaron a la Junta y han vuelto al Gobierno central.

La regeneración de este afluente del principal cauce andaluz nació como proyecto prioritario. No se trataba de una actuación hidrológica simple, sino de la recuperación de un entorno para convertirlo en una zona de desarrollo económico y social frente a la agresión urbanística causada por la burbuja inmobiliaria en una zona muy castigada.

El traspaso de las competencias de la Confederación del Guadalquivir a la Junta en 2009 supuso también la transferencia de su proyecto estrella. El Gobierno andaluz lo acogió de buen grado, pero no lo culminó, aunque sí ejecutó algunas actuaciones que la actual Consejería de Agricultura y Medio Ambiente no ha precisado.

En octubre de 2011, las competencias vuelven a la Confederación, y también el plan de regeneración del río Pudio, que con el paso de los años ha quedado desactualizado y precisa de alguna revisión, ya que la incorporación de ingentes movimientos de tierra para la también paralizada segunda circunvalación de Sevilla (SE-40) ha alterado su ribera y afectará a su caudal si termina de ejecutarse.

A lo largo de este proceso, se incorporó un estudio de la especialista en regeneración fluvial Marta González del Tánago, que revisó algunos conceptos importantes, pero que no anulaban la filosofía central del proyecto.

El investigador y catedrático de Geografía de la Universidad de Sevilla Leandro del Moral es uno de los defensores de este plan y lo utiliza en sus cursos de especialización. Advierte que el principal problema del cauce es de impermeabilidad, pero afirma que se puede solventar y que es imprescindible la recuperación del proyecto por su trascendencia social.

El presidente de la Asociación para la Defensa del Territorio del Aljarafe, Juan Antonio Morales, también considera fundamental para la zona la regeneración del Pudio y afirma que la aplicación de sistemas urbanos de drenaje sostenible, más desarrollados ahora que al comienzo del plan, permiten retomarlo con todas las garantías.

 [vsw id=”L0WyrxZxvA4″ source=”youtube” width=”425″ height=”344″ autoplay=”no”]

Vídeo oficial del proyecto sobre el río Pudio

Este es un resumen del proyecto y de las amenazas de la zona:

»Acondicionamiento del cauce. La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir adjudicó en 2008 por 10.819.648 euros a Ingeniería Forestal y Floresur la restauración ambiental del río Pudio. Las obras comprendían el acondicionamiento del cauce, la creación de taludes para proteger las márgenes, la instalación de 11 pequeños diques para estabilizar el lecho del río y la restauración de la cubierta vegetal.

»Sendero. Además de esta gran obra en el cauce, el proyecto incluía un elemento clave para la participación ciudadana en este entorno natural: la creación de un sendero público a lo largo de las dos márgenes del arroyo con una longitud de 34 kilómetros. El corredor iría desde las localidades de Olivares y Salteras, al norte de Sevilla, hasta la desembocadura del río en el Guadalquivir, entre Coria y Puebla. El sendero será transitable a pie, a caballo o en bicicleta. Debe servir de acceso y paseo para los visitantes, así como para el desarrollo de actividades educativas.

»Forestación. La forestación prevista suponía la recuperación de fauna y paisajes, así como el aumento de los usos sociales de la zona. Los planes incluían la recuperación de flora en 139 hectáreas y la plantación de 36.661 árboles y 69.510 arbustos.

»Centros ambientales. El plan de regeneración incluye centros de interpretación ambiental para comprender aspectos de la relación entre los medios urbanos y el medio ambiente.

»Áreas de ocio. Las áreas de esparcimiento, de las que hay planificadas cuatro, servirían para descansar y conocer el entorno natural, ya que contarían con una representación de los ecosistemas recuperados.

»Amenazas. Todo este programa permitiría defender a este entorno de las amenazas que actualmente sufre el río. Una de las principales es el constante vertido ilegal de aguras residuales urbanas e industriales. Del mismo modo, el desarrollo agrícola ha eliminado buena parte del bosque de galería natural. También se han detectado vertederos ilegales de residuos que afectan a la calidad del agua, deteriora el paisaje y facilita la proliferación de fauna nociva. La SE-40 y la presión urbanística sufrida son otros elementos que hacen aún más necesaria la actuación urgente sobre este entorno natural al que se asoman 13 municipios y que constituiría uno de los principales parques de Andalucía.

Fuente: El Pais