Publicación.- Utilización de lodos de depuradora en restauración (Pdf descargable)

Hasta el año 2005, se estima que se habían aplicado unas 50.000 toneladas de lodos de depuradora en la restauración de distintas actividades extractivas en Cataluña, lo que representa una pequeña parte de la producción en comparación con los lodos que se destinan anualmente a abonar suelos agrícolas.

 

lodos depuradoras

Las actividades extractivas nos permiten cubrir las necesidades de recursos minerales, áridos para la construcción y otras materias primas imprescindibles para la vida cotidiana y el progreso de nuestra sociedad. El proceso extractivo comporta toda una serie de afecciones al medio ambiente, que se manifiestan en forma de distintos impactos ambientales desde el comienzo de la explotación. Los efectos más persistentes y visibles sobre el medio ambiente son la modificación del relieve original y la supresión de la cubierta vegetal y del suelo, con los consiguientes problemas de erosión y de afección a la flora, la fauna y las aguas superficiales y freáticas. La aceptación por parte de nuestra sociedad del desarrollo sostenible, de forma más o menos explícita, como el modelo de crecimiento que debe permitir compaginar la explotación de los recursos naturales con su preservación para generaciones futuras ha permitido implantar leyes que promueven la mitigación y la corrección de los impactos ambientales generados por las actividades humanas. En el campo de la minería, se han realizado notables progresos para reducir estos impactos tanto en la fase de explotación como en la de restauración. La restauración se hace necesaria, ya que los procesos naturales de regeneración son demasiado lentos. En este contexto, Cataluña ha sido pionera con la Ley 12/1981, que establece la restauración de los espacios afectados por las actividades extractivas. Paralelamente, se han ido incorporando en la concepción de los proyectos de restauración conceptos de la llamada ecología de la restauración, como diversidad, sucesión o resiliencia, que, poco a poco, van orientando los trabajos de restauración respecto a una integración más armónica en el entorno natural del área afectada. Más recientemente, el reconocimiento del paisaje como un valor natural y económico refuerza la importancia de plantear las restauraciones de las actividades extractivas en un contexto territorial.

La restauración comprende tres fases principales: el modelado de la morfología final del terreno, la reposición del suelo y la recuperación de la vegetación mediante siembras y plantaciones. La reposición de la capa más superficial del suelo natural, llamada tierra vegetal por el sector, es uno de los aspectos clave para el éxito de la restauración, ya que tiene una influencia determinante sobre la composición florística y el crecimiento de las plantas. En muchos casos no se dispone de bastante tierra para la restauración de toda la superficie afectada, o bien no es de suficiente calidad.

También se utilizan a menudo materiales minerales de rechazo de la actividad extractiva como formadores de suelos en la restauración. Estos materiales suelen presentar granulometrías desequilibradas y deficiencias de nutrientes que deben corregirse realizando mezclas con otras tierras o materiales, y con la incorporación de enmiendas orgánicas o abonos. Como enmiendas orgánicas se pueden utilizar estiércol, restos vegetales triturados, distintos tipos de compost y, también, lodos de depuradoras urbanas. Cuando las tierras o los sustratos son pobres, los lodos de depuradora, convenientemente dosificados y bien incorporados, pueden ser muy útiles para abonar estas tierras, ya que aportan nitrógeno y fósforo, estimulan la actividad microbiana y contribuyen a incrementar la materia orgánica del suelo. Es en este sentido que se ha preparado este anual, como una ayuda a los facultativos o técnicos restauradores de las actividades extractivas; en él se explica todo el proceso de restauración y los aspectos diferenciales que deben considerarse si se quiere utilizar lodos de depuradora como abonos orgánicos para mejorar la calidad de los suelos o sustratos empleados en la restauración.

Descargar publicación

 

 

.