Una monja valenciana halla agua potable en Kenia y diseña un embalse

La religiosa valenciana de vida contemplativa María José Vila ha logrado agua potable para poder mantener abierto su monasterio de las Agustinas Recoletas en la diócesis de Machakos-Makueni, en Kenia, después de haber perforado sin éxito ocho pozos durante cuatro años, y prepara también la construcción de una presa para llevar agua a la población.

 

kenia--644x362

El convento se encuentra ubicado “en una zona muy seca por eso necesitábamos agua con urgencia”, según ha indicado a la agencia AVAN la misionera, de 62 años y natural de la localidad valenciana de Guadassuar, que ha logrado después de cuatro años de intentos, abastecerlo de agua mediante la construcción de un aljibe y su canalización subterránea hacia el convento.

Aunque antes de iniciar este proyecto “nos aconsejaron abandonar y marchar a otro lugar”, pero ellas decidieron quedarse “para dar testimonio y seguir luchando porque no podemos huir de la penuria”, ha dicho Vila.

Las obras del aljibe, construido en el río seco Kaiti, comenzaron en julio de 2008 “después de haber excavado ocho pozos en busca de agua sin éxito”, ha señalado. Una vez terminado, “tardamos un año en instalar 2,5 kilómetros de tuberías subterráneas hasta el convento”.

Según ha apuntado la misionera, durante “mucho tiempo” el agua llegó “contaminada y salada” hasta que “pudimos costear la colocación de un purificador”. Finalmente, y tras casi cuatro años de obras, “desde hace unos meses por fin tenemos agua limpia”.

La comunidad de la que es responsable la religiosa valenciana, está formada por otras 24 religiosas nativas, una filipina, novicias y postulantes, y tiene previsto iniciar la construcción de una presa cerca del convento para que la gente del pueblo “pueda tener agua”.

María José Vila llegó al país africano hace siete años después de haber vivido quince en Filipinas. Desde hace una semana se encuentra en el Monasterio de la Encarnación, en Madrid, a la espera de ser intervenida por una infección en una prótesis de rodilla. “Seguramente estaré en España unos meses pero en cuanto me recupere volveré a Kenia porque es mucho lo que queda por hacer y es allí donde quiero estar hasta que me muera”, ha explicado.

ABC