Un juez ordena cerrar las tomas ilegales de agua de una finca en el entorno de Doñana

Esta decisión reactiva uno de los contenciosos más antiguos y controvertidos sobre captación de agua ilegal del acuífero de Doñana para usos agrícolas, pues las primeras tomas clandestinas de esta finca fueron denunciadas en 2000 por la CHG. Esta actuación justificó que el Consejo de Ministros impusiera el 3 de febrero de 2004 la mayor multa conocida hasta entonces por riego ilegal a los propietarios de esta finca, ubicada en la Marisma de Aznalcázar (Sevilla).

 

Un pozo ilegal en el entorno de Doñana, en una foto de WWF. EFE

 

Tras esta primera multa, Hato Blanco Viejo , según Ecologistas.
Todas las multas impuestas fueron recurridas por los propietarios de esta finca ante el Tribunal Supremo, en un largo contencioso que resuelto por la sentencia de 17 de diciembre de 2008, que desestimó el recurso de reposición de los propietarios e hizo efectiva la sanción.

Ecologistas ha denunciado que “desde entonces” ni la Junta de Andalucía, cuando incluso asumió las competencias del Guadalquivir, ni la CHG “han hecho cumplir la sentencia rehusando de su responsabilidad”.

Esta organización conservacionista ha acusado a ambas administraciones de ser “cómplices” de unas extracciones que han causado descensos en el acuífero que alimenta a Doñana de más de 17 metros “con la consecuente desecación de importantes ecosistemas y la reducción del período de inundación de la marisma y la pérdida de áreas de nidificación adecuadas para especies amenazadas y en peligro de extinción”.

Leer artículo completo en diario EFE VERDE